El pistacho gana terreno frente a otros frutos secos

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

El pistacho ha ido ganando peso gracias a sus buenos precios en el mercado y el crecimiento de sus árboles, más rápido que otros

pistacho

Por regiones, la gran parte de superficie se encuentra en Castilla La Mancha, que acumula más del 80% del terreno cultivado. / Archivo

Julia Luz. Redacción.

Los frutos secos están cobrando cada vez más importancia en el campo español. Con una tendencia creciente en la demanda a nivel mundial y con cada vez más peso las diferentes cocinas, se han convertido en alimentos de moda. Los agricultores españoles, conscientes de este auge y ante la idea de rentabilidad —ahora muy escasa—, han incrementado la apuesta por estos productos.

Pistacho

Este fruto seco, que desde hace un par de años está experimentando un gran desarrollo, se presenta como una gran oportunidad de negocio para los productores españoles.

Actualmente, en Aragón se dedican 1.000 hectáreas a este cultivo, pero los nuevos proyectos presentados y las expectativas apuntan a un incremento continuado. Un agricultor puede obtener unos ingresos de entre 6.000 y 9.000 euros con un desembolso que no excede los 1.000 euros por hectárea, por eso, muchos productores ven el pistacho como una alternativa más que viable a sus cultivos actuales.

Este fruto seco, que desde hace un par de años está experimentando un gran desarrollo, se presenta como una gran oportunidad de negocio para los productores

La superficie plantada de pistacho en Castilla-La Mancha ha incrementado desde 2015 un 400%, llegando en la actualidad unas 53.500 hectáreas. Así lo ha dicho la directora general de Agricultura y Ganadería, Cruz Ponce, en la inauguración del III Fórum Internacional de Almendro y Pistacho que se ha celebrado en el Complejo “La Hacienda” de Talavera de la Reina. Por su parte, Ponce ha destacado que el pistacho es un cultivo puntero en la región y que pone a Castilla-La Mancha “en un lugar preponderante pues tienen un enorme desarrollo comercial y de investigación”.

Para Granada, el pistacho es el cultivo de moda y, además, un eje de desarrollo comercial y económico, ya que las explotaciones no requieren de  regadío abundante, los árboles son longevos y no suelen sufrir muchas enfermedades . Son, por tanto, una apuesta casi segura. Además, los expertos estiman que su consumo se disparará —más— en los próximos años.

Avellana

La producción española de avellana alcanzará esta campaña las 10.800 toneladas, frente a las 5.000 toneladas recogidas el año pasado. Así aparece en el último Avance de producciones y superficies del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) con datos a 31 de agosto.

Del total productivo, la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña (FCAC) estima que de las más de 10.000 toneladas, 7.000 toneladas pertenezcan a Cataluña, lo que supone un 39% más que la del año pasado. Aunque el incremento es notable, según ha informado la FCAC, las tres últimas cosechas estarían muy lejos de las 12.371 toneladas de avellana de la campaña 2019-2020, y las 2 últimas, incluso, se situaron bastante por debajo del 50% del potencial productivo de Cataluña.

Las últimas dos campañas de avellana se situaron bastante por debajo del 50% del potencial productivo de Cataluña

El responsable de fruta seca de la FCAC, Josep Pere Colat, ha alertado que “en las dos campañas anteriores hubo problemas de polinización, al coincidir episodios de precipitaciones y nieblas” y ha añadido que “este año la producción en las zonas de montaña se ha visto muy afectada por las heladas del mes de abril”. “En la avellana, el cambio climático ya es una realidad que nos preocupa”, ha sentenciado.

Almendra

Siguiendo con el último Avance de producciones y superficies del MAPA, la almendra experimentará una caída del 34,9% de su producción, cuyo volumen en cáscara se situará en 203.800 toneladas, frente a las 313.3000 toneladas de 2021.

Diferentes responsables de frutos secos de varias asociaciones agrarias no dudaban en calificar esta campaña de “catastrófica”, pues denuncian que el fuerte recorte de la producción está acompañado con precios por debajo de lo que correspondería a esa bajada de oferta.

Tal y como avanzaba la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña (FCAC), el sector catalán de la almendra dejarán de facturar hasta 12,5 millones esta campaña a causa de la caída de la producción provocada por las heladas del pasado mes de abril.

Las estimaciones de La Unió de Llauradors para la Comunitat valenciana prevén un descenso en la cosecha de almendras superior al 50% , aunque en la provincia de Alicante o en la de Valencia se situará muy próximo al 60%. En este sentido, La Unió calcula que los productores valencianos dejarán de ingresar una cantidad que supere los 17 millones de euros.