La producción de patata en el norte de Europa se contrae

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Los países productores de patata del noroeste europeo esperan una reducción del 6% de la cosecha y prevén un retroceso de la superficie para 2023

Pese a la caída de la producción de esta campaña, la superficie plantada había experimentado un ligero ascenso. / ARCHIVO

Valencia Fruits. Redacción.

El auge de los costes de producción no da tregua a ningún cultivo. Y la patata europea tampoco se libra. Según la Asociación de Productores de Patata del Noroeste de Europa (NEPG), que agrupa a profesionales de Francia, Alemania, Países Bajos y Bélgica, la producción bajará un 6% este año respecto a 2021, situándose en 22,1 millones de toneladas. Alertan, además, de un probable descenso de la superficie en 2023 debido, en parte, a la previsible sustitución por cultivos con mejores precios como los cereales.

Concretamente, la producción de estos cuatro países pasará de 22,5 millones de toneladas en 2021 a 21,1 millones en 2022. Estos datos suponen también un retroceso del 6% respecto a la media de producción de los últimos cinco años, que se ha situado en 22,6 millones de toneladas.

Por países

Países Bajos es el único que se ha librado de la caída de la producción que, a diferencia de sus vecinos, ha registrado un fuerte crecimiento del 13% este año en comparación con el año pasado, totalizando 3,8 millones de toneladas. Por otra parte, la producción de Alemania está estimada en 7,9 millones de toneladas, un 4% menos que en 2021, la de Francia se sitúa en 5,9 millones de toneladas (-9,5%) y la de Bélgica (-18,7%).

Este retroceso se produce a pesar de que las hectáreas han crecido un 3,2%, totalizando 510.749, superficie que también supone un incremento del 1,7% respecto a la media de los últimos cinco años.

En cuanto al rendimiento, en 2022 se situará en 42,1 toneladas por hectárea, lo que supone un descenso del 7,8% respecto al año anterior y un descenso sobre la media de los últimos cinco años del 9,7%.

Previsiones

Respecto a las previsiones para 2023, la NPEG, alerta de una previsible caída de la superficie debido a los altos costes de producción, actuales y esperados. Según esta asociación, entre octubre de 2021 y octubre de 2022 el precio de la electricidad ha subido en un 280% de media en la zona NEPG  y el gasóleo se ha encarecido en un 55%.

A esto se suman, los menores rendimientos por hectárea y los buenos precios de los cereales, que está impulsando a los productores a sustituir el cultivo de patata por el de cereales, especialmente cebada y trigo, según el último comunicado de la NEPG, consultado por Fepex.