Los productores de Tang Gold afrontan una campaña anómala

PAMPOLS
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HISPATEC

Pese a la importante pinyolà de este año, los controles establecidos confirman que la presencia de semillas en esta mandarina es nula o casi nula

Cyberagrópolis, la entidad que certifica la variedad Tang Gold, analiza la cantidad de semillas de las muestras que toma para su sistema de control. / EUROSEMILLAS

Eurosemillas.

En las últimas dos campañas el interés por la variedad Tang Gold se había adelantado considerablemente en el tiempo: los primeros acuerdos a pie de campo se realizaban en noviembre, se animaban y cogían velocidad en diciembre y a finales de enero entre el 80 y el 90% de estas mandarinas ya tenía comprador, aunque igual se recolectaran y confeccionaran mucho más tarde. Este año todo hacía pensar que se iba a seguir ese mismo guión y, de hecho, las primeras operaciones en origen se registraron también a finales de noviembre pero, finalmente, no se ha seguido esta dinámica y la campaña de Tang Gold acumula un cierto retraso en comparación con lo ocurrido durante las dos últimas temporadas, no así con respecto a otras anteriores. La situación, de hecho, no es patrimonio exclusivo de esta mandarina sino que afecta al conjunto de las tardías. La diferencia que estriba en favor de Tang Gold es el largo recorrido en el periodo de recolección que se sabe que tiene esta variedad, que arranca a finales de diciembre y que puede prolongarse hasta bien entrado marzo, algo más incluso en ciertas zonas tardías más próximas a Castellón. En eso y en el buen comportamiento que tiene para su conservación en cámara.  

El retraso y las complicaciones para finalizar la comercialización de la Clemenules —que se prolongó hasta mediados del mes de enero— también contribuyó a desplazar el interés por Tang Gold y por el resto de mandarinas tardías

La campaña viene marcada por acontecimientos excepcionales que no tienen que ver específicamente con el sector citrícola —crisis del mar Rojo y desvío de fruta de Asia a la Unión Europea; la guerra de Gaza y las protestas agrarias en media Europa— y otros que sí se derivan de la situación del campo —sequía y una importante pinyolà

Desde Eurosemillas, la empresa española que explota los derechos de esta mandarina ‘de autor’, se reconoce que la presente es una temporada “anómala”, demasiado marcada por acontecimientos que nada tienen que ver con el sector citrícola y por otros que, siendo también excepcionales, sí son de naturaleza estrictamente agraria. Entre los primeros, la prolongación del conflicto provocado por los ataques a barcos mercantes en el mar Rojo —que han complicado las exportaciones de Egipto, Turquía o Marruecos a Asia y Oriente Medio desviando buena parte de su oferta hacia Europa—; un conflicto que, a su vez, encuentra su origen en otra seria crisis geopolítica a añadir a la invasión de Ucrania por Rusia, como lo es el enfrentamiento de Israel con el grupo Hamás en Gaza —que seguro reducirá las exportaciones de mandarinas del país hebreo al viejo continente—, y, en tercera instancia, la ola de protestas agrarias que está afectando a media Europa, que tanto ha condicionado y está condicionando al transporte en camión, a la logística y al devenir del conjunto de la campaña citrícola española. 

“La situación en esta temporada es más complicada que otros años pero Tang Gold tiene un largo recorrido en el árbol y aguanta bien en cámaras, por lo que seguro que habrá muchos operadores que se plantearán programas de guarda”

Entre las segundas circunstancias —las relacionadas con la situación del campo— deberían considerarse los efectos de la sequía sobre la producción citrícola, fundamentalmente andaluza y catalana  así como la excepcional pinyolà desatada esta temporada, que disparó la presencia de semillas en las clementinas y que ya se puede afirmar que ha hecho lo propio con la práctica totalidad de las mandarinas híbridas, todas o casi todas, salvo Tang Gold.

Primera y segunda temporada

La marcha comercial de la primera parte de la campaña en poco se parece a la de esta segunda, marcada por todas las anómalas circunstancias antes descritas. La falta de lluvias también afectó a las clementinas y este hecho, junto con las altas temperaturas registradas en diciembre —que afectaron negativamente a la demanda europea— provocó que la comercialización de la Nules —la clementina mayoritaria— se prolongara mucho más allá de lo habitual, hasta fechas incluso posteriores al 15 de enero. 

La consecuencia más evidente de todo ello es que el interés por Tang Gold y por el resto de mandarinas tardías se haya desplazado a fechas posteriores.

Turquía, Marruecos e Israel

La reducción en la producción española a consecuencia de la sequía se sabía que iba a afectar fundamentalmente a la primera parte de la temporada, a la de las primeras naranjas y las clementinas que se prolonga habitualmente hasta poco después de navidades. En la segunda parte, la caída en la oferta de naranjas navel derivada de la falta de lluvias y de las fuertes restricciones en el regadío en cuencas como la del Guadalquivir se ha visto ampliamente compensada desde comienzos de enero por la sobreoferta generada en Europa por la crisis en el mar Rojo y específicamente por las navels y valencias de Egipto, que este año como el anterior también ha incrementado considerablemente su cosecha y se está beneficiando de la fuerte devaluación de su moneda. 

Algo parecido se podría decir en el caso del mercado de las mandarinas de segunda estación, que se ha visto alterado por la irrupción de la oferta de Marruecos y la de otras mandarinas tardías de Turquía, así como por las dificultades generadas en el comercio internacional y en el paso por el canal de Suez por los referidos ataques a navíos. Las ventas de los exportadores de mandarinas de este último país, además, se están viendo impulsadas por una considerable depreciación de la lira turca. La gran cosecha turca de pequeños cítricos de este año y la situación de su moneda está dando alas a una oferta en Europa bastante más barata que la española pero que, muy habitualmente, en el caso de variedades tan fuertemente implantadas en ese país,  como Murcott, suelen tener problemas por la presencia de semillas.

En sentido contrario, debido a las dificultades para encontrar mano de obra y la propia situación bélica generada, es previsible que Israel reduzca sus envíos de mandarinas tardías, lo que facilitaría prolongar la campaña de las mandarinas llamadas ‘de autor’, como Tang Gold.

“La situación es más complicada que otros años, los precios en origen se han resentido estas últimas semanas pero siempre se han mantenido holgadamente por encima de los umbrales de rentabilidad. La producción de Tang Gold tiene un largo recorrido en el árbol y aguanta bien en cámaras, por lo que seguro que habrán muchos operadores que se plantearán programas de guarda”, destacan desde Eurosemillas.

Fuerte pinyolà

De manera soterrada, lo que también está generando en medios citrícolas un gran debate son las causas que han provocado la extraordinaria dimensión adquirida esta temporada por la llamada pinyolà. La primera y más evidente razón se vincula a la singular floración de la primavera pasada —por las cálidas temperaturas que la precedieron—, que debió propiciar el solapamiento de las diferentes variedades de cítricos en flor y con ello facilitar la polinización cruzada y la aparición posterior de pepitas en los frutos. Pero también los hay que especulan con el papel que podrían tener la gran cantidad de campos abandonados (cuyos árboles arrancados o descuidados también florecen…) en zonas productoras valencianas o la extraordinaria fertilidad del polen que se atribuye a los años de sequía.

Lo cierto es que los informes oficiales del Soivre —a partir de los estudios de campo realizados en septiembre y octubre— ya avanzaron entonces que se iba a dar una generalizada mayor presencia de semillas en las clementinas, tanto de Valencia y Castellón como de Huelva (donde también se hacen prospecciones). 

Llegado el momento de la comercialización de las mandarinas híbridas que tanto potencian ese fenómeno —la polinización cruzada— se ha comprobado que los niveles de afección son iguales o incluso mayores que en las clementinas, tanto en las mandarinas especialmente susceptibles a sufrirla —como Nadorcott, Murcott y Ortanique— como en otras donde las pepitas en los frutos no son tan habituales —como Orri o la más tardía Spring Sunshine—. 

La anormal presencia de semillas en los frutos —que tanto rechazo genera en el consumidor— ha sido tan evidente esta campaña que este año, al contrario que los anteriores, no se ha pronunciado ninguna voz en contra de renovar el ‘Acuerdo contra la pinyolà

La anormal presencia de semillas en los frutos cítricos —que tanto rechazo genera en el consumidor— ha sido tan evidente que este año, al contrario que los anteriores, no se ha producido ninguna polémica, ni se ha pronunciado ninguna voz en contra de renovar el ‘Acuerdo del Consell para minimizar los efectos de la polinización cruzada’. Esta norma —que obliga a alejar las colmenas de los apicultores a 4 km de las plantaciones citrícolas valencianas durante la floración, salvo en circunstancias muy tasadas— es básicamente una reedición del aprobado el año pasado, al que entonces se opusieron abiertamente las asociaciones AVA-Asaja, La Unió de Llauradora y Cooperatives Agro-alimentàries. Y es que, con independencia de si se respalda o no el llamado ‘decreto de la pinyolà’, por encima del debate sobre cómo evitar los efectos de la polinización cruzada, en lo que sí hay unanimidad en el sector citrícola y en la propia distribución minorista es en la necesidad de consolidar a medio plazo una oferta de clementinas y mandarinas sin semillas para así mejorar la demanda.

Seedless

Aprovechando tan excepcionales circunstancias, Cyberagrópolis —que es la entidad que se encarga de las inspecciones y el etiquetado de Tang Gold— ha incorporado a sus auditorías un control estadístico de semillas en los frutos. Este muestreo se ha realizado a pie de campo pero también se ha extendido a los almacenes autorizados y a los puntos de venta, donde se adquiere y corta fruta para comprobar si hay o no pepitas en el interior de los frutos.

Los resultados han servido para confirmar que, incluso en una campaña tan complicada como esta, la presencia de semillas en el caso de esta variedad es nula o muy próxima a cero. La doble esterilidad gamética de la mandarina conocida popularmente como Tango permite una cosecha seedless (sin semillas) sin necesidad de que la parcela se encuentre aislada y alejada de otras fincas de cítricos o de tener que mallarla para protegerla y evitar el acceso de las abejas y la polinización. 

Más controles para evitar la práctica de mezclar Tang Gold con otras mandarinas para así bajar la media de semillas

Cyberagrópolis, la empresa encargada de la certificación y etiquetado de Tang Gold, ha redoblado en las últimas semanas los controles en destino contra la llamada ‘piratería varietal’ en general y para evitar, concretamente, que se use Tang Gold para reducir la presencia media de semillas en una determinada partida de mandarinas. La empresa es consciente y —de hecho, ya ha comprobado varios casos- que en ocasiones para lograr tal cosa se mezcla esta mandarina seedless con otras que –como Nadorcott— sí son susceptibles de sufrir la presencia de pepitas en sus frutos a causa de la polinización cruzada. 

Eurosemillas fue en su momento pionera en la implantación de controles por marcadores moleculares, que permiten identificar una secuencia genética diferencial e inequívoca de este cítrico que la distingue de todas las demás variedades. Estos análisis se realizan a pie de campo —en las parcelas de productores de Tang Gold licenciatarios—; en las instalaciones de los operadores autorizados para trabajar con esta variedad y tomando muestras también del propio lineal, en los puntos de venta al consumidor. 

12.000 muestras extra

Durante el pasado año 2023, se tomaron 35.000 muestras para verificar de esta manera que, efectivamente, lo marcado en la etiqueta en el punto de venta se correspondía con la realidad y que, en consecuencia, esa fruta tenía un origen legal. En las últimas fechas, dada la inusual afección causada este año por la pinyolà, se han doblado los controles específicos realizados en los principales mercados europeos de Tang Gold: Portugal, España, Francia, Inglaterra, Italia, Holanda, Bélgica y Alemania. Efectivamente, centrándose en las cadenas de supermercados con mayor presencia en las capitales de cada uno de estos países, se han tomado 12.000 muestras extra para detectar y perseguir esta práctica fraudulenta. 

Los test por marcadores moleculares de las mandarinas adquiridas en esas tiendas acreditan que se han detectado mandarinas Tang Gold en algunas confecciones etiquetadas como de otras variedades. En todos los casos, y como muestra el documento recogido en la foto, cuando se demuestra por tal vía que se ha producido mezcla de variedades, el corte de los frutos que los marcadores habían descartado antes que se tratase de Tang Gold, evidenciaban que padecían la presencia de una considerable cantidad de pepitas en el interior de sus frutos. Sufrir pinyols, más aún en una media por fruto importante, genera un gran rechazo en el consumidor y puede originar reclamaciones por parte del supermercado a su proveedor, de ahí que algunos operadores puedan estar tentados de introducir la variedad seedless de Eurosemillas para así reducir la media de pepitas por fruto en la partida en cuestión. 

Acceso al artículo en las páginas 18-19 del suplemento de cítricos en el ejemplar de Valencia Fruits. 

Acceso íntegro al último ejemplar de Valencia Fruits.