Ralentizada la producción de fresa a causa del frío

DIEGO MARTÍNEZ
FERTIBERIA ABRIL 24 NSAFE
AGROPONIENTE FEBRERO
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HERNANDORENA fiabilidad varietal

La bajada de las temperaturas y la consiguiente ralentización de la producción ha permitido la recuperación de los precios de la fresa

Fresón

Al ser escasa la oferta para responder a la demanda, el precio en origen aumenta ligeramente. / Archivo

Efeagro.

Las bajas temperaturas que se han registrado en la provincia de Huelva las últimas semanas han provocado la ralentización de la producción, con un 10 % recogido del total previsto para este año.
Un hecho que ha permitido que se recuperen los precios que a lo largo de todo el mes de enero han estado muy bajos.

De esta forma, según el último informe del Observatorio de Precios de la Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, consultado por EFE, esas bajas temperaturas incluso han llegado a reducir la producción en parcelas menos cercanas a la costa.

El porcentaje actual recogido supone unas 629 hectáreas, ya que la superficie plantada por los freseros de la provincia, principal productora europea, para la campaña 2022-2023, ha aumentado un 2% respecto a la campaña anterior, pasando de las 6.167 hectáreas del año a un total de 6.295 hectáreas.

Esta cifra supone algo más del 50% de la superficie total plantada del conjunto de frutos rojos de la provincia de Huelva, que asciende a 11.802 hectáreas -incluye arándanos, frambuesas y moras-, un 0,58% más que en la campaña 2021/2022.

Por el momento, la fresa recogida está surtiendo de producto a los clientes habituales, que en Europa son, sobre todo, Alemania, Francia y Reino Unido, que se llevan la mayoría del 85 % de este producto, el que se exporta fuera de España, mientras que el 15% se queda en suelo nacional.

Al ser escasa la oferta para responder a la demanda, señala el documento, el precio en origen aumenta ligeramente, de forma que a finales de enero se situó por encima del precio medio de los últimos años en este período, concretamente, en 2,83 euros el kilo.

El volumen comercializado hasta el momento apenas si supone un 4,5% del total que se espera recolectar, concentrándose el mayor volumen de producción entre los meses de marzo, abril y mayo.

Por el momento no se ha cuantificado el beneficio para el sector de este año, mientras que en la última campaña el precio medio de venta experimentó un crecimiento del 2,80% que, sin embargo, no compensó la subida de los costes de producción, con lo que los agricultores vieron reducida la rentabilidad de sus cultivos.