Según APAG, la quema controlada y el regadío eficiente no afectan al cambio climático

DIEGO MARTÍNEZ
FERTIBERIA ABRIL 24 NSAFE
AGROPONIENTE FEBRERO
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HERNANDORENA fiabilidad varietal

Desde la organización agraria insisten en los beneficios que genera la quema controlada de restos agrícolas en cuanto al control de enfermedades y plagas

El futuro que espera al agricultor

Según explica APAG, la quema controlada es una práctica preventiva contra los incendios al mantener los campos limpios. / CIENCIA MX

Efeagro.

La organización agraria APAG Extremadura Asaja ha asegurado, con motivo de la reunión del Observatorio Extremeño de Cambio Climático, que la quema controlada de restos agrícolas y el regadío eficiente no interfieren en el cambio climático.

En nota de prensa, esta organización responde a las propuestas planteadas por algunas asociaciones ecologistas, en cuanto a la agricultura y la ganadería, que abogan por prohibir la quema de restos agrícolas y no aumentar más hectáreas de regadío.

El presidente de Apag Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha destacado tras la reunión que Extremadura está mejorando y se encuentra dentro de los objetivos marcados por la Comisión Europea.

En cuanto a la quema controlada de restos agrícolas, desde la organización agraria insisten en los beneficios que genera en cuanto al control de enfermedades y plagas, sin olvidar que es una práctica preventiva contra los incendios al mantener los campos limpios.

Los regadíos eficientes “lejos de malgastar el agua, oro líquido para nuestro sector primario, pretende un uso controlado y efectivo”

Con respecto a los nuevos proyectos de regadíos, como el que se contempla en Tierra de Barros, recuerda que son regadíos eficientes que “lejos de malgastar el agua, oro líquido para nuestro sector primario, pretende un uso controlado y efectivo”.

En relación a los regadíos, Juan Metidieri, ha insistido en que la escasez hídrica que se padece perjudican la migración de aves como las grullas, que seguirían estando presentes en nuestras tierras si nuestros campos se mantuvieran verdes.