La sequía puede reducir un 80% el rendimiento de los secanos

Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

COAG ha solicitado al Gobierno que convoque con urgencia la Mesa de la Sequía

La sequía está reduciendo los rendimientos en muchos cultivos. / Archivo

Valencia Fruits. Redacción.

La falta de agua puede reducir los rendimientos en los cultivos de secano hasta en un 80 %, ha alertado la organización agraria COAG, que ha advertido también de las consecuencias negativas en el regadío y en la ganadería y ha pedido al Gobierno que convoque con urgencia la Mesa de la Sequía.

En el caso del regadío, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha indicado que las restricciones de agua han condicionado las siembras de los cultivos habituales en las cuencas del Guadiana, Guadalquivir y Duero.

En consecuencia, se ha reducido un 90% la superficie de arroz en Extremadura y el tomate para industria se ha sustituido por girasol, con menores necesidades hídricas, ha detallado la organización a través de un comunicado.

La sequía afecta también a la ganadería, sector en el que los costes se han disparado los costes por un uso mayor de la refrigeración y los animales han alcanzado menor peso, ha apuntado COAG.

Además, la organización ha resaltado que los ganaderos están encontrando dificultades para llevar agua a los animales de extensivo para que puedan hidratarse, puesto que se han secado numerosas charcas y puntos de suministro de agua.

Mesa de la Sequía

Por todo ello, COAG ha solicita al Gobierno la convocatoria “urgente” de la Mesa de la Sequía para analizar la situación y definir un “plan de choque” que sirva para aliviar la crítica situación en el campo.

En detalle, la organización ha precisado que por culpa de la sequía en los cultivos herbáceos habrá una caída en la producción del 25 %; en el olivar de secado una reducción de entre el 10 % y 20 %, que se quedará por debajo del millón de toneladas; mientras que en la vendimia la cosecha no llegará a los 40 millones de hectolitros.

Los cultivos de frutas y hortalizas en zonas de regadío han necesitado más agua para riego, lo que ha derivado en un mayor consumo energético, ha indicado COAG, mientras que en otras ocasiones no ha habido disponibilidad para aportar dichos riegos y ello ha generado reducciones en los rendimientos e incluso pérdida de cultivos.

En los cítricos se ha dado un incremento de necesidades de riego que ha conllevado alrededor de un 30 % más de consumo de inputs y el doble en el valor en energía y agua, mientras que para los frutos secos la organización prevé una caída productiva de un 30 % respecto al año pasado.

En el apartado de los cultivos industriales, COAG ha destacado que por las restricciones y falta de agua para el riego, la superficie plantada de tomate de industria ha caído un casi un 30 % a nivel estatal, con reducciones superiores al 50 % en la provincia de Sevilla y del 21 % en Extremadura (se ha pasado 23.340 a 18.436 hectáreas).

En la ganadería, en general en todos los subsectores se han producido sobrecostes por un uso mayor de la refrigeración, una menor tasa de transformación de pienso a carne, menos peso de los animales alcanzado en el mismo tiempo de los ciclos, dificultad de acceso a pastos por la sequía, así como de cultivos de la explotación para aprovechamiento en la alimentación (ensilados) y necesidad de llevar agua a los animales de extensivo.

COAG ha consignado también que la alimentación animal se ha encarecido por el aumento de precio de fertilizantes, combustibles y por la falta de disponibilidad de materias primas.

De esta manera, la paja el año pasado estaba a 55 euros el paquete grande de cuatro cuerdas y este año a 95 euros, mientras que con la alfalfa ha ocurrido lo mismo, pasando de 170 euros del año pasado a más de 190 euros este año.