La sequía fue el riesgo asegurado más grave en 2023

NADORCOTT 2024
GIRO 2024
FERTIBERIA IMPULSE
KANZI VOG
HISPATEC
Congreso subtropicales
HERNANDORENA fiabilidad varietal

El 2023 también fue un ejercicio con siniestros en todos los riesgos asegurados, como los pedriscos, las heladas o el viento

Agroseguro enmarca en este contexto el aumento del 50 % de sus primas para el olivar, que encadena varias campañas sin agua. / VF

Laura Cristóbal. Efeagro.

La sequía fue el riesgo asegurado más grave en 2023, con 471 millones de euros abonados para una superficie siniestrada de 2,3 millones de hectáreas, según datos de Agroseguro, que enmarca en este contexto el aumento del 50 % de sus primas para el olivar, que encadena varias campañas sin agua.

En una entrevista con Efeagro, el director general de Agroseguro, Sergio de Andrés Osorio, ha explicado que si bien ha habido sequías importantes como las de 2012 o 2017, la sufrida el año pasado ha sido “más extrema” y ha tenido la peculiaridad de afectar “a toda la geografía nacional”, con autonomías con los embalses bajo mínimos y dificultades para los regadíos.

Aún así, el director general ha recordado que 2023 también fue un ejercicio con siniestros en todos los riesgos asegurados, como los pedriscos, las heladas o el viento.

Según las cifras dadas a conocer esta semana por la Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro), en 2023 se ha producido un récord de suscripción de pólizas, con más de mil millones en primas (+16 %), 16.918 millones de euros en capital asegurado (+3 %) y seis millones de hectáreas, 36,9 millones de toneladas y 416 millones de animales.

En 2023 se ha producido un récord de suscripción de pólizas, con más de mil millones en primas (+16 %), 16.918 millones de euros en capital asegurado (+3 %) y seis millones de hectáreas, 36,9 millones de toneladas y 416 millones de animales

En cuanto a los tiempos de respuesta, De Andrés ha señalado que el trabajo realizado especialmente en tecnología y digitalización “nos ha ayudado a poder pagar cada vez mas rápido; en 2023, hemos cerrado el pago de indemnizaciones a los asegurados en 27 días de media con la tasación definitiva”.

“Al final, el sistema de seguros agrarios está concebido para asegurar la solvencia y que las explotaciones sigan siendo viables y nos sigan dando de comer todos los días”, ha apuntado.

En un contexto, además, en el que no queda más remedio que hacer estudios técnicos constantes porque con el cambio climático “hay cultivos que están cambiando en cuanto a cuándo se siembran o se recolectan, los árboles se vuelen locos con los eventos climáticos y pueden florecer cuando no deberían“, ha puesto como ejemplo.

En cuanto a los siniestros, y aun a falta de conocer las cifras definitivas, para 2023 se espera que se superen los 1.200 millones en indemnizaciones, lo que pone el foco en la importancia de la figura del Consorcio de Compensación de Seguros (que es quien da respaldo a las propias compañías aseguradoras).

“Somos la envidia por esta institución que tenemos en España”, según De Andrés, quien remarca que, en años de siniestralidad como 2023, la figura del reasegurador público del sistema es la que permite soportar el peso de las indemnizaciones y en dicho ejercicio aportar hasta 470 millones de euros.

En este sentido, ha recordado en que el sistema cuenta “con la importante implicación delas administraciones públicas, que en otros países no sucede”.

El propio ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, insistía esta semana en que “el seguro agrario es uno de los instrumentos que nuestro agricultores y ganaderos tienen más eficaces de cara a la defensa de sus intereses”, al recordar “la cantidad récord (de indemnizaciones por siniestros) en la historia reciente de nuestro país”.

“El sistema de nuestro seguro agrario combinado es eficaz y deriva evidentemente del apoyo público”, aseguró.