Supermercados reducen horarios y aforo para evitar aglomeraciones

AgroFresh FRESCOS

Las cadenas de supermercados imponen nuevas restricciones a nivel de horarios y aforo para evitar colas y aglomeraciones

Las medidas tienen como objetivo garantizar la seguridad y la higiene. / ARCHIVO

Ya la semana pasada, ante la inminente cuarentena, la población se lanzó de manera caótica a los supermercados para llenar sus despensas de provisiones. Ante las aglomeraciones, las cadenas de supermercados han decidido imponer restricciones para evitar colas y garantizar el abastecimiento de productos.

Las medidas tienen por objetivo garantizar la seguridad y la higiene tanto de los consumidores como de los empleados ante la propagación del coronavirus, según han apuntado las mismas empresas, que también han coincidido en reforzar los protocolos de limpieza de sus instalaciones.

Otro punto a controlar en los supermercados a partir de hoy será que los clientes guarden una distancia mínima de un metro tanto en la fila de caja como en la entrada de acceso al establecimiento mientras se aguarda el turno, para lo que varias cadenas han colocado señales que facilitan esa separación a los clientes.

Es el caso de Mercadona -líder del sector con un 25 % de cuota de mercado y 1.600 tiendas-, que ha optado por reducir su horario y cerrar sus puertas una hora y media antes de lo habitual: A las 20 horas en vez de a las 21.30.

También se controlará el número de personas que accedan al supermercado; según fuentes sindicales esta cifra oscilará entre 100 y 200 personas en función del tamaño del centro, a lo que se sumará la suspensión temporal de algunos servicios al cliente como el área de comida preparada, el corte de jamón o el mostrador de preparación de la carnicería.

En esta misma línea, Carrefour ha informado de que todas sus tiendas -más de un millar entre sus diferentes formatos- pasarán a abrir de 9 a 21 horas e igualmente se controlará el aforo.

Según fuentes sindicales, el grupo de origen francés ha optado por aplazar “los inventarios generales para evitar situaciones de concentración masiva de personal”, y cada centro promoverá “la creación de equipos de trabajo de reposición nocturno de carácter voluntario”.

Entre las cadenas regionales, la cooperativa valenciana Consum ya adelantó ayer domingo que a partir de hoy lunes limita su horario de 10 a 20 horas y sólo permitirá que cada cliente se lleve un máximo de seis unidades de un mismo producto.

Igualmente han avanzado ajustes horarios la madrileña Ahorramas y la vasca Uvesco (que opera la marca BM Supermercados).

La andaluza Coviran, por su parte, ha reforzado el aprovisionamiento de “stock”, “especialmente de productos esenciales de primera necesidad”.

Desde el sector de la distribución han incidido en que el abastecimiento de alimentos está asegurado pese a la situación creada por la propagación del coronavirus, que la semana pasada derivó en grandes aglomeraciones en sus tiendas, largas filas en caja e incluso provocó que algunas estanterías quedaran vacías, una imagen poco habitual.

De hecho, el estado de alerta decretado por el Gobierno incluye el cierre del comercio minorista a excepción -entre otras áreas- de las tiendas de venta de alimentación y garantiza el acceso de la población a estos productos.