La UCCL contra la prohibición de semilla de remolacha tratada con insecticida

DIEGO MARTÍNEZ
FERTIBERIA ABRIL 24 NSAFE
AGROPONIENTE FEBRERO
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HERNANDORENA fiabilidad varietal

Al no poder utilizar semillas tratadas las plantas podrán ser atacadas por pulgones y por la pulguilla que causa la amarillez en la remolacha

remolacha

UCCL ha lamentado la prohibición porque dificulta un cultivo del que se ha reducido ya su superficie en los últimos cinco años. / Archivo

Efeagro.

La organización agraria Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) se ha mostrado en contra de la prohibición de utilizar semilla tratada con neonicotinoides, que es un tipo de insecticida, para la próxima campaña de cultivo de remolacha, lo que a juicio de esta organización supondrá “un retroceso” para la Comunidad Autónoma.

La prohibición se ha comunicado a los cultivadores tras una resolución del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que dictamina que los Estados miembros no podrán utilizar ese tipo de semilla en sus explotaciones, pese a que inicialmente, el pasado mes de diciembre, se había autorizado excepcionalmente el uso de neonicotinoides en Castilla y León.

Se ha perdido el 31% de la extensión dedicada a la remolacha en Castilla y León

UCCL ha lamentado la prohibición porque dificulta un cultivo del que se ha reducido ya su superficie en los últimos cinco años, cuando se ha perdido el 31% de la extensión dedicada a ese cultivo en Castilla y León.

UCCL ha recordado que el uso de semilla tratada con neonicotinoides se llevaba a cabo en la Comunidad desde hace treinta años y su prohibición va a suponer un aumento de los costes de producción y una menor rentabilidad.

El problema, según ha explicado la organización, es que al no poder utilizar semillas tratadas las plantas podrán ser atacadas por pulgones y por la pulguilla que causa la amarillez en la remolacha y “una pérdida de producción muy importante en las parcelas”.

Por ello ha pedido que la industria tenga en cuenta el incremento de costes que supone no poder usar ese tratamiento de la semilla y se faciliten a los agricultores nuevas materias activas para controlar las plagas que atacan la remolacha.