Día Internacional contra el Cambio Climático

Anecoop noviembre frutas
Gregal otoño 2021
VALENCIA FRUITS. REDACCIÓN.

Día Internacional contra el Cambio Climático: el desperdicio de alimentos, un factor decisivo en el calentamiento global

El desperdicio de alimentos es un factor decisivo en el cambio climático. / VF

El sábado 24 de octubre se conmemora en todo el mundo el ‘Día Internacional contra el Cambio Climático’, una fecha instaurada por la ONU para sensibilizar a millones de personas sobre el grave peligro que conlleva el calentamiento global.

Cuando se habla de impacto medioambiental, a los ciudadanos les viene a la mente los combustibles, los automóviles o la calefacción. Sin embargo, uno de los factores que más daña al ecosistema es el desperdicio de alimentos. Para hacerse una idea, si se considerara ‘tirar la comida’ como un país, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero, solo por detrás de Estados Unidos y China.

¿A qué se debe? La producción de alimentos es la principal fuente de gases de efecto invernadero en la atmósfera, ya que la agricultura y la ganadería generan más del 20% de las emisiones de CO2 del planeta, por encima de la industria y del transporte. Por este motivo, cada vez que se desperdicia un producto alimenticio es un obstáculo más en la lucha contra el calentamiento global.

Menos concienciación en España

A diferencia de los vecinos europeos como Francia o Alemania, los españoles por lo general no creen que desperdiciar alimentos pueda afectar al medio ambiente. Y eso que España se ha comprometido a reducir el desperdicio alimentario a la mitad para 2030 dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU en septiembre de 2015.

Sin embargo, los hogares españoles tiraron a la basura 1.352 millones de kg/l de alimentos y bebidas en 2019, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Los productos que más se desperdiciaron fueron los frescos como las frutas (el 30,8% del volumen desperdiciado de productos sin utilizar), seguidas de las verduras y hortalizas (13,5%) y los lácteos (12,6%).

Los hogares con personas de menos de 50 años y las parejas con hijos fueron los que más desperdiciaron productos sin haberlos utilizado previamente, un fenómeno que, por zonas, se dio más en el Levante y el área metropolitana de Madrid. Por lo tanto, para arreglar el cambio climático también se hace indispensable optimizar el sistema alimentario.

Soluciones para generar menos impacto

Cambiar la tendencia depende también del día a día de cada uno. Para ello, se pueden llevar a cabo algunas buenas iniciativas como planificar el menú semanalmente, guardar las sobras tanto en casa como cuando se va a un restaurante, ir a comprar con más frecuencia o colocar los productos en la estantería para consumirlos adecuadamente, siguiendo el sistema FIFO (“Primero en entrar, primero en salir”) para los perecederos y el LIFO (“Último en entrar, primero en salir”) para los no perecederos.

En la actualidad, la tecnología puede ser una gran aliada para evitar el desperdicio alimentario y, por lo tanto, reducir el impacto medioambiental. Mediante los smartphones -la herramienta diaria de todo ciudadano- se ayuda a darle una segunda oportunidad al excedente de los comercios a un precio reducido, como es el caso de Phenix. El consumidor solo tiene que descargarse la aplicación gratuitamente en su teléfono, activar la geolocalización, escoger la cesta del comercio que más le apetezca, pagar de forma segura a través de la app e ir a buscar la cesta anti-desperdicio en la hora que indica el comercio.

Además, la recogida del excedente también sigue un método sostenible, ya que los propios establecimientos indican en la descripción de la app que el cliente vaya con su recipiente o bolsa reutilizable, o, en el caso de que le entregue una bolsa, le cobra la tarifa estipulada por ley.

Phenix es una empresa certificada como B Corporation, un nuevo tipo de negocios que buscan el equilibrio entre sus objetivos y los beneficios, con la obligación legal de considerar el impacto de sus decisiones en sus empleados, clientes, proveedores, la comunidad y el medio ambiente.