Las protestas de los ‘chalecos amarillos’ pasan factura a la exportación hortofrutícola española

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
EFEAGRO.

Las protestas en Francia están provocando retrasos e incidencias en los envíos de frutas y hortalizas al mercado comunitario

frutas y hortalizas

Los cortes puntuales de carreteras y del paso por la frontera están pasando factura a la exportación hortofrutícola española. / Nerea Rodríguez

Productores, exportadores y transportistas del sector hortofrutícola español han trasladado su preocupación por las protestas de los ‘chalecos amarillos’ (‘Gilets Jaunes’), que se han traducido en atascos y retrasos en los envíos desde España al mercado comunitario.

Según sus datos, los cortes puntuales de carreteras y del paso por la frontera sí que están pasando factura a la exportación española hortofrutícola, aunque ninguna organización ha cuantificado sus efectos hasta la fecha.

Desde Almería, la organización agraria COAG —que hace una semana denunciaba “bajadas injustificadas” de los precios en origen de las hortalizas porque los cortes de tráfico en las carreteras francesas solo se traducían en retrasos—, ha insistido en que “el producto está llegando aunque sea tres o cuatro horas más tarde”.

El responsable de Frutas y Hortalizas de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Andrés Góngora, ha confirmado que “las empresas hortícolas de Almería no han dejado de enviar camiones a Europa e incluso están intentando adelantar envíos”, ante los retrasos y bloqueos sufridos. “Hay temor y sensación de miedo” porque, aunque “los precios en origen ahora están sostenidos”, aún no se sabe cuánto tiempo durará la situación irregular producida por las protestas, ha añadido el dirigente agrario.

Exportadores de cítricos valencianos han calificado de “traumático” el momento, ya que esta campaña hay mucho producto “sensible”, con “tiempos especialmente ajustados” para algunas partidas que han sido recogidas con un alto grado de humedad por las lluvias de otoño y que tienen una “vida comercial menor”.

Desde Freshuelva reconocían la pasada semana que también habían tenido incidencias con los primeros envíos de frambuesa temprana que se produce en otoño y expresaban su deseo de que la situación se solucione lo antes posible, ya que el paso de Francia es obligado para el tránsito de los frutos rojos onubenses.

En Fepex, su director general, José María Pozancos, ha explicado que ya se han dirigido a la Comisión Europea para conseguir que las autoridades francesas hagan que se cumpla el conocido como “reglamento fresas” (Reglamento 2679/98) sobre la libre circulación de mercancías entre los Estados miembros.

La Asociación Española de Empresarios de Transportes bajo Temperatura Dirigida (Atfrie), por su parte, ha enviado una carta al ministro José Luis Ábalos para que actúe en su defensa, ya que “la inoperancia del Gobierno francés ha generado una continuidad en bloqueos, saqueos y cortes de carretera”.

“La situación actual del movimiento de los ‘chalecos amarillos’ en todo el territorio francés no cede tras dos semanas de disturbios, sino que se está deteriorando aún más”, han apuntado desde la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (Astic). “En plena campaña hortofrutícola y en vísperas de Navidad, no estamos a salvo de que se produzcan más capítulos de colapso fronterizo”, han añadido desde la entidad.

En el día de ayer, y según Astic, el Ejecutivo de Macron publicó un aviso para desaconsejar el paso de camiones y automóviles, entre otros lugares, a la altura de Perpignan y recomendaba abandonar esa vía en la salida 66, .

La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) ha reclamado la intervención del Ministerio de Fomento al constatar colas y el colapso de aparcamientos en la frontera.

Unos 4.000 camiones atrapados en Cataluña

Las protestas en Francia por el alza del precio de los carburantes dejó atrapados ayer a entre 3.000 y 4.000 camiones en áreas de servicio y polígonos industriales de Cataluña, por lo que la Generalitat pidió a la DGT que empezase a avisar a los conductores en Zaragoza y València para evitar el colapso.

En rueda de prensa, el conseller de Interior, Miquel Buch, anunció que se había puesto en contacto con la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, para que reforzase su petición a la Dirección General de Tráfico para que empezase a alertar a los camioneros de esta situación en Zaragoza y València, antes de que llegasen a Cataluña, donde las áreas de servicio se encontraban muy llenas.

“La situación en Cataluña empieza a ser complicada”, advirtió Buch, que detalló que algunos camiones que no pueden atravesar la frontera con Francia, con colas que llegan hasta los 14 kilómetros, permanecen en polígonos industriales porque las áreas de servicio están ya muy llenas.

Ante esta situación, Buch convocó una reunión con responsables de los Mossos d’Esquadra, el Servicio Catalán de Tráfico, Protección Civil y los transportistas, para analizar la situación e intentar acordar una estrategia conjunta.