Las cooperativas estiman que la producción vitivinícola en Castilla-La Mancha baje un 27,3%

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
EFEAGRO

La enorme sequía y las altas temperaturas continuadas mermarán la próxima vendimia en Castilla-La Mancha y en el resto de regiones del centro y sur peninsular

Viticultura Castilla-La Mancha

Cooperativas Agro-alimentarias cifra las previsiones en el ámbito nacional en 39 millones de hectolitros, un 22,5 por ciento menos que el año pasado. / ARCHIVO

Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha prevé una cosecha de 21 millones de hectolitros de vino y mosto en la región, lo que supondría un descenso del 27,3% con respecto a la del año pasado, en que se alcanzaron los 29,08 millones de hectolitros entre ambos productos.

Esta estimación se ha dado a conocer en la asamblea sectorial vitivinícola de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha que ha celebrado este martes en Tomelloso (Ciudad Real) esta organización que representa más del 80% de la producción y transformación vitivinícola de la comunidad autónoma.

El portavoz sectorial de la organización cooperativa, Juan Fuente, ha señalado que “la enorme sequía que arrastramos y las altas temperaturas continuadas a lo largo de todo el verano, mermará la próxima vendimia en Castilla-La Mancha y en el resto de regiones del centro y sur peninsular”.

Fuente ha precisado que “si seguimos en condiciones climáticas parecidas a las actuales, como corresponde generalmente al verano manchego, seco y con altas temperaturas diurnas, la cosecha será sana”, aunque ha advertido que “conforme pasen los días, la viña, especialmente la de secano, se irá agotando debido al estrés sostenido al que ha sido sometido en el estío”.

Ante esta situación, ha considerado que lo más aconsejable sería iniciar la recolección en este tipo de plantaciones, de tal forma que la vendimia podría empezar en la segunda semana de agosto con las variedades más tempranas como chardonnay o moscatel de grano menudo, entre otras.

Por otro lado, Cooperativas Agro-alimentarias cifra las previsiones en el ámbito nacional en 39 millones de hectolitros, un 22,5 por ciento menos que el año pasado.

Esta baja supondrá una campaña media-baja respecto a los cinco últimos años, ya que el descenso se registrará en la práctica totalidad de las comunidades autónomas, aunque será más acentuado en el centro y sur peninsular, que en el Levante y el tercio norte, estas últimas regiones menos afectadas por la sequía.

Ante estas previsiones, el portavoz sectorial vitivinícola de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha ha apuntado que la disminución de la producción corregiría el desequilibrio de la pasada campaña al compensar las existencias acumuladas del año anterior.

En este sentido, ha señalado que esperan “abastecer el mercado con productos diferenciados y de calidad, con el fin de captar mayor valor y reconocimiento en los mercados vitivinícolas internacionales” y ha abogado por la necesidad de moderar el rendimiento en los viñedos de regadío y buscar herramientas que incentiven la autorregulación del sector, “ajustando en calidad y en cantidad lo que seamos capaces de colocar en el mercado”.

Y en cuanto a las existencias de vino, en la asamblea se ha estimado que ascienden a 6 millones de hectolitros en Castilla-La Mancha, 2 millones de hectolitros más que en la campaña vitivinícola 2018/2019 que concluye esta semana.