El aplazamiento para la aplicación del tratamiento en frío indigna al sector citrícola

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Países Bajos propone cambios en la exigencia del cold treatment para la naranja sudafricana y fuerza, con el apoyo de Alemania, una nueva propuesta en la CE

Este retraso hace intuir cambios poco favorables para los cítricos europeos. / ARCHIVO

Raquel Fuertes. Redacción.

La reunión del SCoPAFF del 19 y 20 de mayo debía concluir con la aprobación de la aplicación del tratamiento en frío en las naranjas importadas de Sudáfrica para impedir la propagación de la falsa polilla en suelo europeo. Todo apuntaba en la tarde del jueves a que se iba a aprobar en términos similares a lo previsto, pero, según indican fuentes próximas a la negociación, el viernes Países Bajos realizó una serie de alegaciones a las que se sumó Alemania, posponiendo la decisión definitiva a una nueva redacción que debería presentarse durante esta semana ya que la Comisión, tras retirar su plan inicial, anunció su intención de presentar una nueva propuesta al respecto, lo cual, según señalaban desde el Consell, al menos “deja la puerta abierta a la negociación y un margen de maniobra para seguir trabajando”.

Según apuntan fuentes cercanas a la negociación, la decisión del Ejecutivo comunitario obedece a las duras presiones ejercidas tanto por el propio gobierno de Sudáfrica como por su aliado tradicional, Países Bajos, con el apoyo de Alemania. Un inesperado giro que truncaba el compromiso adquirido por la Comisión Europea para aplicar un tratamiento de frío a los cítricos importados de Sudáfrica y otros países de la zona, como Zimbabue, para evitar así el riesgo de entrada de la plaga de la falsa polilla (Thaumatotibia leucotreta) en territorio comunitario.

La indignación estallaba el viernes en el sector citrícola español ante este retraso que hace intuir cambios poco favorables para los cítricos europeos justo cuando la campaña sudafricana está a punto de comenzar. Como apuntaban desde La Unió, “el problema ahora es que los buques con naranjas de Sudáfrica están dispuestos ya para zarpar en unos días hacia Europa en el inicio de la nueva temporada de importación del hemisferio sur y será muy difícil ya tener dispuesto ese tratamiento de frío ante del comienzo de esta”. El aplazamiento del punto en el que estaba previsto aprobar el tratamiento en frío en tránsito, para evitar la entrada de la falsa polilla, se produce pese a las conclusiones del informe técnico de la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA).

Según recordaban desde Intercitrus, el ejecutivo comunitario planteaba esta semana una posible modificación del reglamento que implicaba una flexibilización del tratamiento de frío propuesto en febrero, y expuesto a posibles alegaciones, que pasaba de –1 a 0º C durante 16 días a –1 a +2º C durante 20 días. Pese a ello, este último planteamiento tampoco fue defendido por la Comisión, según señalaba AVA-Asaja. Desde el sector citrícola español está previsto contactar por carta con la comisaria europea de Sanidad y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides.

La presidenta de Intercitrus, Inmaculada Sanfeliu, señalaba: “Necesitamos conocer las razones de esta falta de transparencia y por qué Sudáfrica tiene mayor fuerza en las decisiones del ejecutivo comunitario que la necesaria mitigación del enorme riesgo fitosanitario al que está sujeta la agricultura europea. Necesitamos que nos responda a una sencilla pregunta: ¿Cómo los agricultores europeos van a cumplir con los objetivos medioambientales de la estrategia comunitaria ‘De la granja a la mesa’, que implica una reducción de fitosanitarios del 50% antes de 2030, si la UE no les protege de plagas foráneas, cuarentenarias y prioritarias tan graves como la ‘Falsa polilla’?”. Sanfeliu, que en su colaboración habitual en Valencia Fruits de la semana pasada ya apuntaba sobre la ”responsabilidad de la Comisión Europea con los agricultores” de cara a la votación del viernes 20 de mayo, concluía en sus declaraciones tras este nuevo revés que “el principio de cautela que ha regido la reciente reforma de la normativa europea de sanidad vegetal ha quedado totalmente maltrecho”, concluía.

Además, el gobierno sudafricano incrementaba la presión sobre el mercado europeo para condicionar el texto de la propuesta final amenazando incluso con suspender sus exportaciones de naranja a suelo europeo.

Reacciones institucionales

Al cierre de esta edición está previsto que se celebre en Bruselas el martes 24 de mayo una reunión del consejo de ministros de Agricultura europeos en la que se prevé que Luis Planas lidere personalmente la defensa de la aplicación del cold treatment ante la inquietud que genera esta nueva incertidumbre. Planas forzará que uno de los puntos del orden del día sea reconsiderar la posición de la UE sobre el tratamiento en frío
Asimismo, el ministro de Agricultura español tenía previsto reunirse este lunes por la tarde con la comisaria europea de Sanidad y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, quien, como apuntan desde Intercitrus, señaló en el pasado que la medida preventiva se aplicaría antes de iniciarse la campaña sudafricana. El ministro español podrá dar a conocer la posición de España ante este inesperado cambio de guion que puede perjudicar seriamente los intereses de la citricultura europea.

La retirada de la actual propuesta para la aplicación del tratamiento en frío y la nueva redacción provocaron una rápida reacción del sector que encontraba su respaldo en la Administración ante lo que parece que vuelve a convertirse en un juego geopolítico en el que los intereses de los países del norte prevalecen sobre los del sur. Durante el fin de semana, los miembros más representativos del Consell se han pronunciado respaldando a los agricultores valencianos.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, se implicaba personalmente en la defensa de la citricultura valenciana y hacía público este domingo su apoyo a los agricultores valencianos, exigiendo a Europa que no ceda a las presiones de Sudáfrica y ofreciendo al ministro Planas el apoyo del Consell para defender al sector citrícola. Puig afirmaba que “el Consell comparte con el conjunto de las entidades representativas de la citricultura su estupor y malestar” ante lo sucedido, subrayando “el respaldo inquebrantable de la Generalitat a sus demandas y reivindicaciones”.

Asimismo, el jefe del Consell trasladaba al ministro de Agricultura y a la eurodiputada Inmaculada Rodríguez Piñero la necesidad de que redoblen sus esfuerzos en defensa del campo valenciano durante esta semana en Bruselas y reclamaba a las autoridades comunitarias que “no cedan a las presiones de Sudáfrica y antepongan la protección de la sanidad vegetal de los cítricos europeos a intereses y consideraciones de cualquier otra índole”.

El jefe del Consell ofrecía al ministro de Agricultura “todo el apoyo y la colaboración de la Generalitat en un tema tan sensible para nosotros como este” y contactó también con la eurodiputada valenciana para solicitarle que se redoblen todos los esfuerzos en el ámbito europarlamentario “para lograr que las justas demandas de los citricultores valencianos y europeos sean debidamente atendidas”.

La consellera de Agricultura, Mireia Mollà, por su parte, calificaba de “muy grave” que el Ejecutivo comunitario “pueda poner en peligro la citricultura valenciana y otros cultivos y especies vegetales europeas por no solicitar el tratamiento en frío a las importaciones de naranja procedentes, fundamentalmente, de Sudáfrica y Zimbabwe”.

Mollà indicaba desde la Conselleria que dirige que la Generalitat analizará con los responsables del sector y con el ministerio de Agricultura las medidas que se van a emprender para conseguir que se aplique el tratamiento en frío y evitar que la plaga de la falsa polilla pueda extenderse en Europa.

En la misma línea se manifestaba el secretario autonómico de Agricultura, Roger Llanes, quien afirmaba que “se van a estudiar todas las opciones que se abren para conseguir que se aplique el tratamiento en frío y evitar que la plaga de la falsa polilla pueda extenderse por toda Europa”. “Sería un hecho muy grave que se debe evitar”, aseveraba. “No es de recibo exigir a la agricultura europea cumplir con los objetivos medioambientales y de reducción de fitosanitarios del plan ‘De la Granja a la mesa’ si no se protege a los agricultores europeos de la entrada de plagas foráneas”, matizaba Llanes.

El presidente del PPCV, Carlos Mazón, por su parte, apuntaba hacia el jefe del Consell afirmando que “Puig es incapaz de defender la agricultura valenciana, ni ante Sánchez ni ante Bruselas” y calificaba de “fracaso” lo sucedido en Bruselas: “la situación de la agricultura se va a agravar en los próximos meses por todos los inconvenientes que continúan poniendo como la prohibición de las quemas, los recortes del agua o el aumento de costes. Tras vender el “éxito de Puig y Mollà” ahora la Comisión Europea rechaza el tratamiento indispensable para la importación de cítricos. Deberían salir a dar explicaciones ante este nuevo fracaso”, sentenciaba, dando por perdida la aprobación del cold treatment.

Acceso a la noticia en PDF aquí.
Acceso íntegro al último ejemplar de Valencia Fruits aquí.