AVA-Asaja exige que las sanciones de la UE a Myanmar incluyan al arroz

Daymsa mayo Kelpack
Ecologízame CAECV
Bioibérica CT

El tratado preferencial con Myanmar ha multiplicado las importaciones de arroz en el mercado europeo, provocando un descenso de los precios en el arroz europeo

El arroz es uno de los sectores más perjudicados por la política comercial comunitaria. / ARCHIVO

Valencia Fruits. Redacción.

La Unión Europea impuso sanciones a Myanmar el pasado 1 de febrero en respuesta al golpe de Estado. Sanciones que han causado estupor en el sector arrocero, pues el arroz no está incluido. La Unió de Llauradors ya pidió que se suspendieran las importaciones libres de aranceles.

Desde la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), reivindican que las medidas restrictivas europeas solo se han limitado a diez personas y a dos empresas controladas por militares. En cambio, no incluyen penalizaciones contra el acuerdo comercial que concede ventajas arancelarias al arroz. 

Esta omisión se produce a pesar de las demandas del propio sector, liderado por el COPA-COGECA, entidad que agrupa las principales organizaciones agrarias y cooperativas comunitarias, así como de algunos partidos políticos españoles en el Parlamento Europeo. Desde AVA-Asaja exigen que las sanciones incluyan al arroz, de tal manera que la UE suspenda inmediatamente el acuerdo comercial suscrito con Myanmar o, al menos, extienda las medidas de salvaguarda sobre el arroz cuyo plazo termina este año.

Trato preferencial

El responsable de la sectorial del arroz de AVA-Asaja, Miguel Minguet, quien a su vez es vicepresidente del grupo de trabajo del arroz del COPA-COGECA, denuncia “la tibieza inmoral que está exhibiendo Bruselas hacia un país que vulnera la democracia y los derechos humanos. Hay que recordar que el tratado ‘Todo menos armas’ con Myanmar y Camboya se impulsó precisamente con la finalidad de conseguir una mejora económica y democrática en ambos estados. Pero la UE mira a otro lado pese a que en 2019 Amnistía Internacional recibiera informes según los cuales las fuerzas armadas cometieron atrocidades contra la minoría rohingya y a que hace dos meses se perpetrara un golpe militar que ha derrumbado el sistema democrático. ¿Qué más tiene que ocurrir para que la UE, cuna de la democracia y adalid de los derechos humanos, reaccione con contundencia mediante el cese de todos los privilegios comerciales a esta dictadura?”

AVA-Asaja denuncia que el tratado preferencial con Myanmar ha multiplicado las importaciones de arroz en el mercado europeo, provocando un descenso de los precios en el arroz europeo. La aplicación en 2019 de una clausula de salvaguarda para el arroz Índica redujo los envíos asiáticos al principio, pero tras dos temporadas casi han recuperado su nivel anterior, mientras que el otro tipo de arroz, Japónica (redondo), precisamente el que se cultiva en la Comunitat Valenciana, ha triplicado e incluso cuadriplicado durante algunos meses las importaciones a la UE.

Acuerdos comerciales

Según el estudio del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea ‘Impacto económico acumulado de los acuerdos comerciales en la agricultura de la UE’, el arroz es uno de los sectores más perjudicados por la política comercial comunitaria. El informe augura un aumento de las importaciones de entre el 2,7% y el 3,9% para 2030 y, según el escenario ambicioso, la producción europea de arroz caerá un 1,5% y los precios un 7%.

El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, concluye que “si la UE quiere hacer caridad en países terceros que mejor dedique sus fondos a construir hospitales o carreteras, pero que deje de sacrificar a los agricultores como moneda de cambio en unos acuerdos comerciales desleales, sin reciprocidad y enmarcados en una PAC que es una falsedad porque no atiende las necesidades del campo. El tratado con Myanmar ni ha mejorado apenas la calidad de vida de sus agricultores ni ha consolidado la democracia. Bruselas debería comprobar en qué manos han recaído los beneficios, porque si se los han quedado los grandes de siempre da que pensar qué intereses hay verdaderamente detrás de este teatro hipócrita. ¿Qué compran estos países a Europa que pagan con sus exportaciones de arroz y otros productos agrarios?”.

Fuente: AVA-Asaja