La Unió pide que se suspendan las importaciones de arroz libre de aranceles con Myanmar

Fruit Attraction expositores 2022
Bioibérica CT

La organización agraria pide que se paralice de forma cautelar la importación de arroz libre de arancel procedente de Myanmar tras el golpe de Estado

La cláusula de salvaguardia actual solo está para la variedad índica, no para la japónica, que es la que se cultiva en un 90% en la Comunitat Valenciana. / LA UNIÓ

Valencia Fruits. Redacción.

La Unió de Llauradors, tras el golpe de estado que se ha dado en República de la Unión de Myanmar -antigua Birmania- recientemente, pide al Ministerio de Agricultura que lleve a la Comisión Europea la paralización de los acuerdos comerciales que la Unión Europea tiene con este país hasta que no se resuelva la actual situación.

La Unió pone de manifiesto así el acuerdo que la CE tiene con Myanmar a través del cual puede importar arroz con acceso libre en el marco del reglamento UE nº 978/2012.

La organización ya ha expresado en repetidas ocasiones el impacto negativo que este acuerdo tiene para los productores de la Comunitat Valenciana, ya que el arroz procedente de estos países cuenta con precios muy inferiores y distorsiona el mercado.

En este sentido, destaca que a principios de 2020 el arroz redondo (japónica) cotizaba en España a 604 € por tonelada de arroz blanco o 323 € por tonelada de cáscara. En cambio, las importaciones de arroz de estas variedades se hacían a 448 €/tm y 239 €/tm respectivamente, lo que supone un precio de cotización casi un 26% inferior al producido aquí.

Asimismo, la organización recuerda que en Europa existe una cláusula de salvaguarda para el arroz de Myanmar y Camboya, pero solo para la variedad índica y no para el japónica, el más cultivado en las zonas productoras de la Comunitat Valenciana con un 90% de la cosecha. En este sentido, pide que se active de inmediato este mecanismo, se estudie extenderlo también a la otra variedad y se paralice el acuerdo, mientras no se asegure que los mercados de origen y de destino operen bajo las mismas normas.

“Las condiciones sociales que se están dando ahora mismo en Myanmar atentan contra la Carta de Derechos Humanos. No todo vale.”, comentan desde la organización. La Unió insiste en la necesidad de hacer una revisión profunda de todos los acuerdos con países terceros que no están cumpliendo con los procesos productivos y de distribución sostenible, utilizando productos nocivos para la salud humana con una elevada huella de carbono en su distribución.