La campaña de la fruta de hueso en Aragón viene marcada por las heladas

Fruit Attraction expositores 2022
Bioibérica CT

Agroseguro estima en 70 millones las indemnizaciones a los fruticultores afectados

Campo de frutales en Aragón cubierto por las heladas. / JAVIER ORTEGA

Javier Ortega. Aragón.

Aragón está a la cabeza de las comunidades autónomas productoras de fruta dulce de hueso, con una media anual cercana a las 650.000 toneladas entre albaricoques, cerezas, ciruelas, melocotones y nectarinas.

Esta campaña se presenta marcada por las heladas de los primeros días de abril que ocasionaros en muchas comarcas y variedades una media del 80% de pérdidas.

La recolección va a comenzar con unos 15 días de retraso, habrá menos contrataciones de temporeros  y se cosecharan hasta 400 millones de kilos menos.

Baste decir que Agroseguro ha  evaluado ya en 70 millones las indemnizacionespor daños en los frutales de Aragón.

El sector de la fruta  genera en Aragón  300 millones de euros al año, lo que representa el 7,6% de la producción final agraria y supone el 0,3 del PIB de la comunidad autónoma.

El 25% del total de la fruta que se cosecha en España proviene de Aragón, en el caso de la cereza  representa el 41% de la producción, con 41.549 toneladas; el melocotón y la nectarina, con 403.587 toneladas,  el 34 %.

Aragón destina más de 40.000 hectáreas a la producción de fruta dulce, manzana, pera, melocotón, albaricoque, nectarina, cereza y ciruelo, principalmente en las comarcas de Valdejalón, Bajo Cinca, Cinca Medio, La Litera, Calatayud, el Aranda, Caspe-Bajo Aragón, Calanda, Matarraña y La Litera.

La distribución de dicha superficie, por variedades de cultivos, es la siguiente: albaricoquero 2.096 has, melocotonero y nectarinas 20.625 ha, cerezo y guindo 7.570 ha, ciruelo 1.072 ha, manzano 3.368 ha y peral 3.386 hectáreas.

En una campaña normal la producción de frutas en Aragón suele rondar las 650.000 toneladas, con el siguiente reparto: melocotón, 189.000 toneladas; nectarina, 135.000; cereza, 25.300 toneladas; albaricoque, 12.800 toneladas; ciruela, 6.600; pera, 50.000, y manzana, 72.000 toneladas.

Aragón exporta unas 146.482 toneladas de fruta: la nectarina y el melocotón acapararon las mayores cifras: 50.778 toneladas en el primer caso y 45.491 toneladas en el segundo.

También destacaron las 12.388 toneladas de cereza, las 10.590 de albaricoque y las 7.718  de manzana.

Un desastre total

La opinión es generalizada entre las organizaciones agrarias y los productores, las heladas de los primeros días de abril han ocasionado una verdadera catástrofe, un desastre total, en el sector de la fruta en Aragón.

No se recuerda una situación similar en los últimos 42 años, tal como ha indicado Agroseguros que ha pagado a los fruticultores afectados unos 70 millones de euros en indemnizaciones.

Las primeras estimaciones de UAGA y Asaja cifraron las pérdidas en un 80% del total de la cosecha, lo que supondrá dejar de recolectar hasta 400 millones de kilos de fruta y 300 millones de pérdidas.

No obstante, se vigila la evolución a escasos 15 días de comenzar la campaña que llega con cierto retraso.

En la cuenca del Ebro del Bajo Aragón-Caspe, el albaricoque, seguido de paraguayos, ciruelas, cerezas y melocotones son los productos más dañados. Durante este mes se analiza de cerca cómo será la maduración de lo que queda.

En el caso de la cereza, donde ya han comenzado a recolectar la temprana en Caspe y el Bajo Cinca, si no resultó ser de las frutas más perjudicadas hace un mes con las heladas, sí lo está siendo ahora a causa de las incesantes lluvias de las últimas semanas.

Cultivos como el albaricoque han quedado arrasados al 80 e incluso 100%, según la zona.

En los valles del Jiloca, Ribota y el Manubles, en la Comarca de Calatayud, UAGA calcula daños del 80% en fruta de hueso (cereza, melocotón) y se estima que la afección en las zonas de vega alcance el 100%.

Los productores de las comarcas oscenses de Bajo Cinca, Cinca Medio y La Litera estiman pérdidas de entre el 70% y el 100% de la cosecha en determinadas fincas.

Un nuevo mazazo que amenaza con poner la puntilla a muchas explotaciones de cereza y albaricoque que el pasado año, entonces a mediados de marzo, quedaron arrasadas también por una helada.

En el Bajo Aragón-Caspe, en parcelas de localidades bajas la afección sea del 100% y en otras de mayor altitud las heladas apenas se notaron.

70 millones en indemnizaciones

Tras la evaluación perital correspondiente, Agroseguro dio a conocer la semana pasada las cifras de estimación de indemnizaciones por las heladas, que eleva a 78 millones, 70 de los cuales correspondientes a frutales, casi el doble de los 42 millones calculados en una previsión inicial.

Aragón, con 19.681 hectáreas y 23.821 parcelas afectadas, es la segunda comunidad más perjudicada por las heladas, solo superada por Cataluña.

Además, la catástrofe climática llega en un año con unos costes muy elevados en mantenimiento, solo ya en carburantes.

“Ha sido un mazazo tanto a nivel de agricultor, autónomos y empresas, como  de los sectores y servicios que derivan de la agricultura y horticultura”, según  el agricultor y alcalde de Chiprana, Javier Nicolás.

Por eso, se va a necesitar mucha menos mano de obra. UAGA estima que se van a dejar de contratar a unos 10.000 temporeros de los 15.000 que se solían necesitar cada campaña.

Dicha organización señala que esto va a representar un problema tanto económico como social, pues muchos de los jornaleros ya han comenzado a llegar a las zonas fruteras donde no habrá trabajo para ellos porque no hay fruta en los árboles.

Precisamente, ocurre en un año en que ya no existen restricciones de movilidad por el coronavirus.