Cooperativas, organizaciones agrarias y sindicatos convienen medidas y acciones para el campo malagueño

AgroFresh FRESCOS

La sede social de Dcoop, en Antequera, ha acogido la reunión mantenida por representantes de las organizaciones agrarias ASAJA, COAG y UPA, Cooperativas Agro-alimentarias de Málaga y los sindicatos mayoritarios Comisiones Obreras y UGT de la provincia

Todos los asistentes han “puesto en valor” el sector agroalimentario, en su “papel esencial” para la sociedad. / ARCHIVO

Con objetivo de  abordar la situación actual del sector agrario, los participantes analizaron las últimas propuestas realizadas por la Administración, donde han encontrado puntos comunes de acuerdo en las reivindicaciones y han planteado las próximas actuaciones en defensa del sector.

Estos puntos comunes pasan por la situación de precios por debajo de la rentabilidad para la mayoría de las explotaciones; imposición de aranceles y acuerdos comerciales no beneficiosos; ausencia de medidas efectivas que reviertan la situación; incertidumbre sobre la Política Agraria Común o mayores exigencias burocráticas son algunos de los problemas que padecen los agricultores y ganaderos.

Todos los asistentes han “puesto en valor” el sector agroalimentario, en su “papel esencial” para la sociedad como suministrador de alimentos, como se ha visto ahora en la pandemia y de cara al futuro es fundamental la soberanía alimentaria.

Por ello, como continuación de las reivindicaciones de inicios de año, y dentro de la unidad de acción, todas las organizaciones acuerdan exigir:

-Aprobación de la retirada obligatoria de aceite para todo el sector en momentos excedentarios como el actual.

-Eliminar los aranceles, prohibir las importaciones a nivel europeo, sobre todo en momentos excedentarios y, mientras tanto, incrementar los controles. La agricultura no puede ser moneda de cambio en los acuerdos comerciales y soportar las guerras comerciales. La Unión Europea ha de primar las producciones comunitarias.

-Los agricultores y ganaderos han de recibir el precio de coste de producción, por lo que coinciden en que  la voluntad de la Ley de la Cadena Alimentaria es loable, pero no tal como está planteada porque es inviable. Es un primer paso pero para que se pueda aplicar, además de la retirada obligatoria y prohibir las importaciones,  es imprescindible que el Ministerio de Agricultura fije los costes de producción.

Asimismo, se plantearon otras medidas entre las que se encuentra el fomento de la información a los agricultores y ganaderos; ayudas a la reconversión del olivar de altos costes; trabajar por la concentración de la oferta y la unidad de todo el sector; a largo plazo, fomentar el consumo, adelantar las cosechas para producir calidad, promover los productos ecológicos…

Todos los participantes coincidieron en continuar con el diálogo para establecer planes de trabajo futuros.

Asistieron: por Comisiones Obreras, Andrés González; por UGT, David Conde; por ASAJA, Baldomero Bellido; por COAG, Antonio Rodríguez; por UPA, Francisco Moscoso; por Cooperativas Agro-alimentarias, Antonio Luque, Cristóbal García, Carlos Cintas y Rafael Sánchez de Puerta.