El coronavirus provoca una caída del consumo del sector alimentario en China

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

La preocupación por el coronavirus pone en cuestión las expectativas del sector alimentario español sobre China, país visto como el plan B para sus exportaciones tras la imposición de aranceles en Estados Unidos

El consumo del sector alimentario cae en China tras la emergencia internacional decretada por el coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decretado la emergencia internacional por el coronavirus en gran parte de China. Aunque el principal foco de inquietud es sanitario, la pandemia también tendrá consecuencias económicas y ya se observa una caída del consumo en el país. China cuenta con un creciente peso económico a escala global y la caída de su consumo afecta directamente a los países exportadores.

El sector alimentario español es uno de los más afectados por esta bajada del consumo, ya que China es el segundo destino más importante fuera de la Unión Europea (UE) con compras por un valor superior a los mil millones de euros, sólo por detrás de Estados Unidos, y concretamente para la industria cárnica y el vino.

La decisión de la Administración Trump de colocar un impuesto adicional a las importaciones de productos agroalimentarios de la UE -vino, aceite y quesos españoles, entre otros- amenaza con sacar del mercado a algunas compañías, lo que hizo ganar atractivo a China como forma de compensar una parte del terreno perdido en EE.UU.

La propagación del coronavirus de Wuhan y las medidas decretadas por las autoridades chinas para controlar la pandemia han coincidido con la celebración del Año Nuevo chino, el 25 de enero, una época que según fuentes del sector se caracteriza por mayores niveles de consumo a los habituales.

“De momento nos informan de que el consumo está bajando, ya que la gente no sale a la calle y muchos supermercados han cerrado. El comercio electrónico, que es un canal muy importante para nosotros en China, también se está viendo afectado porque las empresas logísticas no están trabajando”, apunta un portavoz de Calidad Pascual en declaraciones a Efeagro.

La compañía láctea, que carece de infraestructura propia pero vende en dicho país a través de subdistribuidores, ha suspendido un viaje comercial a la espera de ver cómo evoluciona la situación.

La inquietud se extiende a los productores de cerdo ibérico, ya que clientes chinos les han trasladado la posibilidad de que bajen las ventas por la escasa actividad comercial -sobre todo si la alarma se prolonga en el tiempo-, aunque al menos pudieron enviar sus mercancías sin problemas antes de la entrada del Año Nuevo.

Así lo reconocen fuentes de la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico (Asici), que recuerdan el notable crecimiento que ha registrado la demanda de jamón en China.

Un análisis parecido hacen desde la patronal cárnica Fecic, cuyos industriales que venden a China les transmiten que, por el momento, no se han visto afectados por la situación.

Desde la Federación Española del Vino (FEV); su director general, José Luis Benítez, prevé una “afectación en las ventas de vino, al menos a corto plazo”, en unas fechas en las que normalmente “hay más consumo y se hacen más regalos”.

En el sector del vino la preocupación es mayor porque ya es patente su descenso comercial, se están posponiendo o incluso cancelando ferias y acciones comerciales en China, lo que genera no sólo un impacto en ventas, sino también un quebradero de cabeza por las ayudas europeas a la promoción.

El coordinador de la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (organismo que aglutina a las Denominaciones de Origen), Jesús Mora, explica que las llamadas “ayudas OCM” de la UE para la promoción exigen cumplir el calendario de actividades previsto, y de no ser así se penaliza al beneficiario.

Ahora analizan qué hacer para que las bodegas y las DO puedan reasignar las subvenciones o al menos no verse castigadas; por el momento, abogan por alegar “causa de fuerza mayor”, un concepto poco desarrollado normativamente pero que confían en que sea suficiente.

El estado de emergencia declarado en China ya está afectando a un gran número de países exportadores, especialmente a los del sector alimentario. Aunque se espera que la alarma no se prolongue en el tiempo, la caída del consumo ya está haciendo mella en la economía de muchos de ellos. No obstante, desde la patronal de la industria alimentaria (FIAB), un portavoz incide en que la mayor preocupación sigue siendo “el problema de salud que pueda suponer para el conjunto de la población mundial”.