Las heladas ocasionan importantes daños en zonas frutícolas de Aragón

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Se trata de las denominadas heladas negras, repentinas y sin humedad, que son las que causan más daños

Campo de frutales helados en Aragón. / JO

Javier Ortega. Aragón.

Las heladas registradas la noche del pasado sábado al domingo han ocasionado importantes daños en varias  comarcas frutícolas de Aragón, entre ellas destacan las oscenses del Bajo Cinca, La Litera o el Cinca Medio.

Los campos amanecieron blancos y las ramas y flores de los frutales cubiertas de hielo al registrarse temperaturas por debajo de cero grados durante muchas horas, lo que obligó a los productores  a poner en marcha los sistemas anti heladas.

Se estima que los daños en algunas de las comarcas citadas pueden ser aun peores a los provocados por las heladas  del 19 de marzo del año pasado  en que se perdieron hasta 100 millones de kilos de fruta.

Muchos agricultores pasaron la noche en vela en sus fincas combatiendo el frío con todos los sistemas a su alcance, como candelas de parafina, estufas y riego por aspersión, para tratar de minimizar los efectos de las heladas. En algunos casos confían en que estos sistemas hayan servido para salvar parte de la cosecha.

Una de las comarcas más afectadas ha sido Tamarite  de Litera, donde se dieron hasta 6,5 grados bajo cero  y la helada duró casi ocho horas.

Por eso, según declaró a Heraldo de Aragón el alcalde de Tamarite, Francisco Mateo, “está todo arrasado. Los sistemas anti heladas pueden compensar unos 3 grados, no más”.

Por su parte, el responsable de UAGA en la comarca, Vicente Urgeles, señaló que “sabíamos que iba a helar, pero no esperábamos algo así. Ha sido una helada como pocas se han visto, por los grados y el tiempo que ha durado”.

Ahora a los fruticultores solo les queda  confiar en los seguros agrarios porque las primeras estimaciones en La Litera apuntan a daños en el 100% de las fincas, incluyendo melocotón, nectarina, cereza y almendra, mientras la pera se podría recuperar algo con algún tratamiento.

Aseguran que el efecto de las heladas  ha sido todavía más nocivo por las fechas, dado el avanzado estado del ciclo de las plantas a primeros de abril, que las hace más vulnerables.

Se trata de las denominadas  heladas negras, repentinas y sin humedad en el ambiente después de varios días de cierzo. Son las que causan más daños, según David Solano, miembro de la ejecutiva de UAGA.

Ha calificado la situación de “desastre absoluto”, no solo para la fruta dulce, también para el almendro, donde no se emplean medios para combatir el frío

En el valle del Cinca la helada ha sido generalizada, de Fraga a Binaced, donde verán reducida la cosecha, al igual que ocurrió el año pasado, sobre todo de la zona media del valle hacia arriba.

Aunque todavía es pronto y hay que esperar para hacer una valoración final, se estima que habrá daños en melocotón y nectarina en el valle del Cinca y en la zona de La Litera, donde es posible que los daños sean mayores, ya que allí la helada ha sido mayor.

Las heladas también fueron generalizadas en zonas de Calatayud, los valles del Jalón y del Jiloca, en la provincia de Zaragoza, donde no se ofrecieron datos sobre los daños ocasionados por las bajas temperaturas.