Joaquín Gómez: “No hay sostenibilidad si las empresas económicamente no funcionan”

Bayer estrategia de cítricos
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS

Entrevista al presidente de Apoexpa, Joaquín Gómez

El presidente de Apoexpa, Joaquín Gómez afirma contundente que “la sostenibilidad mal entendida va a llevar al cierre de las empresas”. / RF

Raquel Fuertes. Redacción.

El presidente de Apoexpa repasa en esta entrevista los puntos fuertes del sector de la uva y la fruta de hueso murciana (fiabilidad, disponibilidad, calendario). Joaquín Gómez también avanza hacia dónde debe evolucionar la agricultura murciana para garantizar un futuro sostenible en el que la investigación tiene un papel determinante en una ecuación en la que no puede faltar la rentabilidad.

Valencia Fruits. Desde el punto de vista de Apoexpa, ¿cuál es su análisis sobre la situación actual del sector hortofrutícola en la región de Murcia?

Joaquín Gómez. Murcia se ha consolidado en algunos productos hortofrutícolas como uno de los referentes europeos en cuanto a disponibilidad y calendario, lo cual es muy importante de cara a servir al resto de Europa, y ha contribuido a consolidar nuestras posiciones. Aunque nos encontramos, como es lógico, con problemas como el agua, que es uno de nuestros campos de batalla y de nuestros cuellos de botella. Pero el sector está lo suficientemente consolidado como para ser fiable, algo que es muy importante para los clientes.

VF. ¿Aparte del agua, a qué otros retos se enfrentan la fruta de hueso y la uva murciana?

JG. Es verdad que la agricultura moderna se enfrenta a retos importantes como que hay que producir más con menos personal, con mucha más productividad para poder ser competitivos en precio y pagar mejores salarios. Yo creo que en los próximos 10 años la robótica, unida a la inteligencia artificial, que va a ayudar mucho en ese sentido, es algo en lo que el sector debe trabajar. No concibo un horizonte de más allá de 10 años donde en la recolección y en las labores importantes del campo no haya una ayuda muy importante de robots que ayuden a incrementar la productividad. La idea es que el aumento de los salarios y la productividad puedan crecer y converger para seguir siendo competitivos. Ese creo que es el gran reto de los próximos años.

Por otra parte, en todo el tema de desarrollo varietal estamos muy avanzados, tanto en fruta de hueso como en uva de mesa. En Murcia están los obtentores más importantes del mundo de los dos productos. Por lo tanto, esa es una asignatura aprobada, aunque hay que cuidarla y seguir avanzando en el futuro.

Tampoco hay que olvidar la agenda 2030 que, si no se enfoca bien, puede causar problemas de productividad. Hay que acompasar la ciencia con la reducción de fitosanitarios y de abonos sintéticos porque, si no, va a ser imposible. La humanidad cada vez necesita más alimentos y no hemos encontrado todavía la vía que nos permita producir más con menos fitosanitarios y con menos abonos. Cuando esa ecuación esté equilibrada, todas las partes estarán bien. Porque no hay sostenibilidad si las empresas económicamente no funcionan. De seguir así, la sostenibilidad mal entendida va a llevar al cierre de las empresas. Hace falta luchar en esa línea y que las autoridades europeas tengan claras las prioridades.

VF. Y luego están el agua, el cambio climático… ¿Cómo se está preparando el sector para ese futuro?

JG. El sector se está preparando con investigación. Sobre todo en el ámbito de nuevas variedades hay un componente muy importante de cómo adaptar esas nuevas variedades al cambio climático. Esas variedades deben estar adaptadas a las nuevas temperaturas y a los nuevos regímenes de agua, algo que, por supuesto, no es fácil. También se está investigando la manera de reducir el uso de fitosanitarios. Pero no hay que tener miedo a muchas cosas como a ese debate de la modificación genética CRISPR. Es un debate que Europa necesita porque lo que no se puede ser un poco fariseo: cuando nos ha interesado el maíz transgénico lo hemos consentido por la guerra con Ucrania y en el futuro hay que consentirlo porque, si realmente queremos residuo cero, eso nos puede ayudar mucho. Por lo tanto, se tiene que abrir un debate científico, que no político, y que sean los científicos que lo digan. Contraindicaciones tiene todo, pero yo creo que es un sector, a nivel general, no ya solo a nivel de Murcia, que técnicamente está muy cualificado, en el que hay grandes profesionales de la ingeniería agrícola, que son los ‘doctores’ del campo. Así que debemos sentirnos seguros en sus manos y debemos confiar en que abran vías que garanticen la seguridad alimentaria y que van a conseguir que en el futuro los productores puedan seguir teniendo una rentabilidad que les permita mantener su producción.

Nos podemos encontrar con un campo abandonado donde nadie tenga la voluntad de que sus inversores trabajen en lo suyo no porque no les va a merecer la pena y eso no podemos consentirlo.

VF. Las últimas campañas no han acompañado a los productores, ¿qué le espera este año al campo murciano?

JG. Hemos tenido campañas malas. El año pasado fue muy complicado, sobre todo por el aumento de los costos, pero creo que eso se está ralentizando y también hay cierta comprensión por parte de la distribución a la hora de entender que el producto ha sufrido en los costos de producción y que tiene que pagarlos. 

Y creo que el consumidor también. Así, si conseguimos el equilibrio, la campaña volverá a ser normal. En el campo milagros no se dan y a lo que aspiramos es a vivir.

VF. ¿Y qué mensaje que le daría a los asociados de Apoexpa?

JG. Somos un referente mundial y de peores hemos salido. Solo hace falta salir a la calle para comprobar que tanto en la Europa comunitaria como en todos los países extracomunitarios aprecian el producto murciano porque somos fiables y somos su referente a la hora de comprar. Y eso asegura nuestro futuro. 

Acceso al suplemento Murcia Fruits

Acceso íntegro al ejemplar de Valencia Fruits. 

Acceso íntegro al último ejemplar de Valencia Fruits.