José Vicente Andreu (Asaja Alicante): “Arrancar 12.000 árboles es una solución mala a nivel económico y medioambiental”

Bayer estrategia de cítricos
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS

Entrevista al presidente de Asaja Alicante, José Vicente Andreu

Para José Vicente Andreu, si Europa no puede absorber más producción de limón, habrá que buscar nuevos destinos. / ASAJA

Julia Luz. Redacción.

El incremento exponencial de la superficie plantada se perfila como el causante de una de las campañas más complicadas de limón. Pero José Vicente Andreu, presidente de Asaja Alicante, discrepa. A su juicio, el aumento de las hectáreas supondrán un incremento la producción en los próximos años, pero esta temporada, esta subida “puntual” se debe a una sobreproductividad de los árboles por las condiciones climáticas excepcionales. Más allá del plan de arranque que han lanzado otras voces del sector, para Andreu la clave está en buscar alternativas de reconversión para desestacionalizar la producción y que el comercio y la exportación asuman nuevos roles y consideren la exportación a otros mercados.

Valencia Fruits. Esta es, probablemente, la campaña de limón más complicada de los últimos años. Y hay discrepancias en cuanto a las causas. Una de ellas, según Ailimpo, es la sobreproducción por la sobreplantación. Y es que la superficie plantada de limón ha crecido un 36% en los últimos 8 años, hasta superar las 50.000 hectáreas cultivadas. ¿Está de acuerdo?

José Vicente Andreu. Esta es la versión de Ailimpo, a la que se han sumado otras organizaciones. Pero para mí, el crecimiento de la superficie cultivada no justifica que hayamos pasado de una producción de en torno al millón de toneladas en 2022 y 2023, a una producción que se estima en 1.500.000 toneladas para este año, que es casi un 50% más. 

“Este año la producción media por hectárea alcanza los 40.000 kilos, cuando la media de los últimos 10 años es de unos 23.000 kilos por hectárea”

A mi juicio, el incremento brutal de la producción es porque las condiciones climatológicas de los meses de marzo y abril de 2023 fueron perfectas y cuajó todo el limón. Ha coincidido que todos los limoneros —nuevos, viejos, sanos, enfermos e incluso los abandonados— se han cargado de limones hasta arriba, han sido tremendamente productivos. De hecho, este año la producción media por hectárea alcanza los 40.000 kilos, cuando la media de los últimos 10 años es de unos 23.000 kilos por hectárea.  

Habrá que ver cómo evoluciona esto en los próximos años, y si bien es cierto que cada vez hay más hectáreas plantadas, también hay muchas que se han pasado a ecológico y tienen una merma de producción de un 25% como mínimo, y hay otras tantas envejecidas que no producen al 100% de su potencial. 

VF. Siguiendo con este razonamiento… ¿esta “sobreproducción” es algo puntual que se estabilizará el próximo año?

JVA. El año que viene habrá una bajada de producción. Todos los árboles tienden a tener una dosis de vecería y después de una muy buena cosecha siempre viene una más baja. Además, los frutos se han recolectado muy tarde y los árboles están agotados. El año que viene habrá un descenso de producción importante.

VF. También hay ciertas versiones que culpan a las importaciones de terceros países de esta campaña “para olvidar”…

JVA. No hemos tenido competencia de países terceros en esta campaña de limón Fino más allá de lo habitual. Ese mensaje de que “estamos arruinados por las importaciones masivas de limón en Europa” no es cierto. Y son datos objetivos. Que hayan entrado 5.000 toneladas más que otro año es insignificante para nosotros. 

“Esto ha sido un ‘sálvese quien pueda’, y nadie se ha salvado. El problema no es solo que se han quedado unas 300.000 o 400.000 hectáreas sin recolectar, sino que las toneladas que se han comercializado lo han hecho a precios irrisorios”

VF. ¿Cómo se traduce la campaña actual a nivel precios y rentabilidad para el agricultor?

JVA. Este año hemos hecho una mala gestión. Esto ha sido un “sálvese quien pueda”, y nadie se ha salvado. El problema no es sólo que se han quedado unas 300.000 o 400.000 hectáreas sin recolectar, sino que las toneladas que se han comercializado lo han hecho a precios irrisorios, con una pérdida de valor de más del 50%. Esas toneladas, que se deberían de haber pagado a unos 35 o 40 céntimos/kilo, lo han hecho a 10 céntimos.

La campaña empezó muy bien, ya que Sudáfrica y Argentina se retiraron prematuramente por problemas internos. En septiembre empezamos la campaña bien, diciembre se fue calentando y en enero se complicó todo bastante. Esto es lo que ha provocado que sea una auténtica ruina. Nosotros mismos, frente a una gran cosecha, hemos entrado en pánico en el sector, y ante el miedo de quedarnos sin vender los frutos, hemos terminado diciendo “llévate los limones como sea, si me puedes dar algo, dame algo, y si no, no me des nada, pero llévatelos”.

VF. Desde Ailimpo, con el beneplácito del Gobierno de la Región de Murcia, se ha propuesto un plan de arranque para “equilibrar la producción a la demanda del mercado”…

JVA. Se culpa a la sobreplantación de la crisis, pero creo que todos somos responsables de lo que se ha hecho bien o mal. En un contexto de crecimiento del sector, el comercio y la exportación también deben asumir nuevos roles y considerar la exploración de otros mercados. 

“Hemos dejado de enviar limones a Canadá, Estados Unidos y Oriente, donde podríamos estar vendiendo esta producción “de más”, pero tendemos a optar por la opción más cómoda, enviar a los países europeos”

Tenemos capacidad para que la demanda absorba 1.100.000 toneladas, pero más allá de eso, necesitamos un tiempo de adaptación y es crucial buscar otros mercados. De hecho, si Turquía, Egipto y Sudáfrica están buscando alternativas, es por algo. Hemos dejado de enviar limones a Canadá, Estados Unidos y Oriente, donde podríamos estar vendiendo esta producción “de más”, pero tendemos a optar por la opción más cómoda, que en este caso es enviar a los países europeos. 

Podemos hacer campañas de promoción para incrementar el consumo de limón en Europa en un 5 o 10%, lo que sería ya un récord brutal. Sin embargo, estamos hablando de 100.000 toneladas más de consumo cuando se han plantado árboles para llegar a las 1.300.000 o 1.400.000 toneladas en cuatro o cinco años. La demanda en Europa es la que es, por ello, si la producción crece, habrá que buscar nuevas salidas para nuestros limones.

“Si nosotros solucionamos nuestro problema reduciendo un 25% de las hectáreas de limones, ¿nuestros competidores harán lo mismo o simplemente les facilitaremos las cosas?”

La realidad es que tanto nosotros como Turquía y Sudáfrica hemos crecido. Entonces, si nosotros solucionamos nuestro problema reduciendo un 25% de las hectáreas de limones, ¿nuestros competidores harán lo mismo o simplemente les facilitaremos las cosas? Son muchos más aspectos que hay que tratar que sólo quitar 12.000 árboles, lo cual es una solución mala tanto económica como medioambientalmente.

VF. Para terminar de radiografiar el sector del limón de una manera más holística, ¿cómo están nuestros competidores?

JVA. Podemos considerar que nuestros principales competidores en limón fresco son Egipto, Sudáfrica y Turquía. Si bien Egipto es un gran competidor si hablamos de naranja y mandarina, el limón no es tan importante para ellos. No se prevé que la producción de limón crezca exponencialmente, por lo que no representa una amenaza para nuestros mercados.

Turquía ya nos ha superado este año con 1.700.000 toneladas, pero consumen limón a gran escala. Apenas tienen industria y destinan al mercado interno la mayoría del limón de segunda calidad. De esas 1.700.000 toneladas y quitando el consumo interno, exporta principalmente a Oriente y a otros países árabes y aproximadamente un 5% a Europa. No obstante, si aumenta ese porcentaje, nos quitarán cuota de mercado y puede perfilarse como uno de nuestros principales competidores.

Por su parte, Sudáfrica tiene una vocación comercial muy fuerte y debido a su influencia holandesa han desarrollado plantaciones pensadas para el comercio con Europa. Es un país que está creciendo muy rápido, y aunque es contraestación, puede causarnos daño durante el solape de la campaña. De hecho, porcentualmente, Sudáfrica está creciendo más que Turquía, al menos durante ese solape de campaña.

VF. Para finalizar… ¿cuáles son las principales demandas de Asaja Alicante?

JVA. Es necesario mejorar la organización del sector, y esto debe comenzar por Ailimpo. La interprofesional está claramente dominada por el comercio y la industria, ya que dentro de ella el equilibrio de fuerzas y votos las organizaciones agrarias sólo tenemos un 15%. Desde esta posición, es muy difícil avanzar en algunos aspectos. Por ello, pedimos que se garantice un equilibrio en el que la voz de los agricultores se escuche con mayor contundencia

El cuanto a la crisis actual del sector, nosotros nos posicionamos en contra del arranque generalizado de limoneros, creo que es un error. Podría estudiarse algún tipo de ayuda para la reconversión. A lo mejor sobran limoneros de enero y febrero, limón Fino 95 pie Macrofila, y falta limón Verna en pie Amargo con naranja por medio, que puede llevar esa cosecha hasta julio, de forma que desestacionalicemos esos meses de enero a marzo donde puede haber una sobreproducción.

Accede a la entrevista en la página 6 del suplemento de limón en el ejemplar de Valencia Fruits.

Acceso íntegro al último ejemplar de Valencia Fruits.