El nuevo equilibrio de poder en la producción de kiwi en Europa

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Italia pierde peso en su representatividad productiva debido al impacto del Chancro bacteriano del kiwi, mientras que Grecia duplica su superficie de cultivo en solo diez años

El kiwi es uno de los productos hortofrutícolas más importantes del comercio agroalimentario mundial, con un crecimiento significativo en valor y volumen. / ARCHIVO

Nerea Rodríguez. Redacción.

En el marco de la última edición de MacFrut, celebrada en mayo en Rímini (Italia), el Grupo de Trabajo de Kiwi de la SOI organizó la jornada técnica titulada: “El kiwi en Italia: límites de producción, oportunidades e internacionalización”. En dicha jornada, Elisa Macchi, directora de CSO Servizi realizó un análisis estadístico del cultivo del kiwi en el mundo, destacando el nuevo equilibrio de poder que se ha creado entre los principales países productores.

Los datos más destacados, a nivel europeo, de esta nueva realidad son el crecimiento exponencial del cultivo del kiwi en Grecia y la constante reducción de la oferta italiana que, desde hace algunos años, a causa de las dificultades climáticas y fitosanitarias, no consigue alcanzar el potencial de producción que le daba la supremacía internacional. Además de Grecia, otros países europeos intentan aumentar su base de producción como es el caso de Francia, Portugal o España; pero a la vuelta de la esquina también están Turquía e Irán, que crecen a tasas de dos dígitos y están entrando fuerte en sus mercados vecinos, Europa del Este y Emiratos Árabes.

Grecia, gracias a las nuevas inversiones y a la reducción de los costes de producción, pero también a las crecientes dificultades de Italia, está erosionando progresivamente el espacio comercial italiano y se prepara para convertirse en la principal referencia continental del kiwi verde (el tradicional Hayward). No hay que olvidar que, como consecuencia de ello, Italia se está convirtiendo en el mayor importador de kiwis griegos, generando con frecuencia prácticas desleales de naturalización irregular de falsos productos Made in Italy.

Italia tocada por la PSA

La cosecha comercial de Italia en 2021, uniendo kiwi verde y amarillo, fue de 302.162 toneladas. La cifra más baja desde el año 2012. Tras el récord alcanzado en 2015, con una cosecha de 575.096 toneladas, la realidad es que su potencial ha ido disminuyendo paulatinamente hasta llegar a la cifra de las 302.162 toneladas del año pasado (220.616 verde y 81.546 amarillo). La razón de este descenso se debe principalmente al impacto de la enfermedad Pseudomonas syringae pv. actinidae (Psa) o también denominada Chancro bacteriano del kiwi. Está considera como el principal factor limitante para el cultivo por su rápida dispersión y agresividad.

Desde el 2001 hasta al 2011, la superficie de cultivo en Italia registró un aumento importante, pasando de las 17.000 hectáreas a las 26.000 hectáreas, con una tasa de incremento medio anual del 4%. Sin embargo, en 2012 esta tendencia dio un giro de 180 grados con la aparición de la enfermedad PSA. Desde 2012 a 2016 hubo una marcada caída en las inversiones en nuevas plantaciones, especialmente en las regiones del Veneto, Piamonte, Emilia Romagna y Lazio. En la zona sur también está presente la enfermedad, pero con un impacto menor.

Como consecuencia de la propagación de la PSA, de 2012 a 2021 se han visto comprometidas aproximadamente 7.200 hectáreas en toda Italia, incluyendo las zonas muertas y las plantas actualmente afectadas en diferentes grados de gravedad.

Lo cierto es que desde 2016 a 2021, la superficie de kiwi ha tenido sus fluctuaciones y de acuerdo a las cifras del CSO, en la última campaña analizada, Italia presentó una superficie de cultivo de kiwi ligeramente por debajo de las 24.000 hectáreas.

Cambian los equilibrios

El kiwi se está convirtiendo en uno de los productos hortofrutícolas más importantes del comercio agroalimentario mundial, con un crecimiento significativo tanto en valor como en volumen, y esto hace que las cosas estén cambiando rápidamente.

No hace tantos años, Italia representaba más del 60% de la producción europea. En la actualidad se mantiene en primer lugar con una aportación ligeramente por debajo del 50%, pero seguida muy de cerca por Grecia, país que copa el 40% de la producción europea. En la campaña 2021/2022 los porcentajes de representación fueron: Italia, un 43%; Grecia, un39%; Portugal, un 7%; Francia, un 7%; y España, un 4%. Echando la vista atrás, según las cifras del CSO, en la campaña 2013/2014, Italia representaba el 67% de la producción europea; Grecia, un 20%; Portugal, un 3%; Francia, un 9% y España, a penas un 2%.

De 2011 a 2021, Grecia ha duplicado su superficie de cultivo pasando de 6.440 a 12.000 hectáreas

Analizando los datos de Grecia, en 2011 su superficie de cultivo en kiwi era de 6.440 hectáreas mientras que en 2021 la cifra ascendía a 12.000. Es decir que, en diez años, Grecia casi ha duplicado sus plantaciones de kiwi. La razón de este aumento es la consideración de este cultivo como sustituto o alternativa a otras producciones tradicionales griegas como los cítricos o el melocotón. Producciones que, por diversos problemas, han ido perdiendo rentabilidad en la última década, y a pesar de que en Grecia también está presente la enfermedad del Chancro bacteriano del kiwi, su impacto ha sido limitado y por el momento, el fenómeno de la asfixia no está siendo demasiado grave. Otro de los factores que han hecho despuntar la producción de kiwi en Grecia es sus menores costes de producción en comparación a países como Italia o Francia, y esto hace que su rentabilidad sea buena.

A tenor del crecimiento que presenta el país heleno, no hay duda de que se ha convertido en un actor cada vez más importante y competitivo, pero Nueva Zelanda e Italia siguen repartiéndose gran parte de las exportaciones mundiales. No obstante, no hay que olvidar la capacidad comercial de Bélgica y Holanda, que, aunque no producen kiwi, mantienen una importante centralidad en las negociaciones internacionales y el liderazgo en las reexportaciones.

Mirando fuera de Europa

En Europa, Alemania sigue siendo el país de referencia en cuanto a cantidades importadas con alrededor de 100.000 toneladas importadas con un precio medio de 2,50€ / kilo. Pero todo el mundo tiene sus ojos puestos en Asia, en particular en China, Japón, Corea o Vietnam, por el enorme potencial que ofrece en términos de consumo. En esta misión de apertura a mercados más lejanos, Italia no cuenta con las mejores cartas ya que, tal como se apuntaba en la jornada del kiwi de MacFrut, presenta muchas limitaciones debido a la falta de acuerdos comerciales con varios países, que se denominan “pretenciosamente barreras fitosanitarias”, pero que en realidad son verdaderas barreras aduaneras. Aunque hay que señalar que esta falta de acuerdo no es un problema exclusivo de Italia. Si Italia consiguiera organizar mejor sus cartas, sin duda podría aumentar su peso a nivel internacional y encontrar alivio en la apertura de nuevos mercados. Es lamentable que muchas veces la falta de protocolos de intercambio se deba a la ineficacia de los distintos Ministerios que tienen que pronunciarse y actuar: Políticas Agrícolas, Sanidad, Comercio. CSO Italia, por su parte, tiene varias mesas abiertas, pero el sistema italiano no parece tan eficaz y eficiente como en España.

Otro mercado interesante es el de Estados Unidos, en el que todos intentan entrar, aunque por el momento domina Chile, por su evidente proximidad logística.

Todo esto y mucho más en el dossier de Kiwi de Valencia Fruits, disponible aquí

Acceso íntegro al último ejemplar de Valencia Fruits aquí