El PERTE agroalimentario inyecta más de 1.000 millones de euros al sector

Fruit Attraction expositores 2022
Bioibérica CT

El Consejo de Ministros aprueba el PERTE para impulsar la competitividad, la sostenibilidad y la trazabilidad del sector agroalimentario

Luis Planas durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. / MAPA

Julia Luz. Redacción.

El Consejo de Ministros aprobó, el 8 de febrero, el Plan Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) para el sector agroalimentario, tal y como anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su visita la pasada semana a la planta geotérmica de Cardial Recursos Alternativos en Níjar, Almería. Este PERTE supone una inyección económica de más de 1.000 millones de euros al sector primario, repartidos en 3 ejes que el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha desgranado en la rueda de prensa posterior al Consejo.

En palabras del ministro, “este PERTE, como la PAC, forman parte de una estrategia global situada dentro de la orientación de la nueva política agrícola europea” y se presenta con tres objetivos marcados: incrementar la competitividad del conjunto del sector agroalimentario; incrementar la sostenibilidad del mismo de cara a afrontar los retos presentes sobre el cambio climático y la conservación del medio ambiente; y el último, relacionado con la trazabilidad y la seguridad alimentaria, donde, como ha afirmado Luis Planas, “tanto en España como en Europea tenemos los más altos estándares en materia de seguridad alimentaria del mundo”.

Los ejes sobre los que se articulan estos objetivos son, por una parte, fortalecer la industria alimentaria mediante la mejora de los procesos de producción y el incremento de la competitividad. Repartido en 19 actuaciones, este eje contará con una financiación de 400 millones de euros. En segundo lugar, el apoyo a la adaptación digital de todos los agentes de la cadena de valor, desde la producción primaria hasta la distribución, pasando por la transformación y la comercialización. Los 454,35 millones de euros de financiación para este eje estarán repartidos en 10 actuaciones. Finalmente, el apoyo a la investigación y a la innovación, con 148,56 millones de euros en 5 actuaciones. En total, con este PERTE, el sector agroalimentario recibirá una inyección de 1002,91 millones de euros, que se suman a los 47.724 millones de euros de la dotación de la PAC, además de la cofinanciación autonómica.

En palabras del ministro, “el impacto que esperamos desde el Gobierno es una multiplicación de la cooperación entre lo público y lo privado, y no solo buscamos una significación económica, sino también social y territorial. No puedo dejar de mencionar la importancia ambiental desde el punto de vista de la economía circular y la reducción del medio ambiente”. También ha querido destacar en la rueda de prensa que la dotación pública para 2022-2026 “supone la cifra más alta de inyección económica de fondos públicos que jamás se ha hecho en España”. “Nos encontramos ante una profunda transformación del sector primario, y el disponer de elementos de acompañamiento y de inversión son una garantía de futuro y tranquilidad, pero eso no quita que dentro del propio sector haya dificultades reales como el alza de los precios o de la realidad del cambio climático, como el episodio de sequía”, añadía Luis Planas.

Luis Planas ha definido los cinco pilares de la actuación del Gobierno de España en materia agroalimentaria, pues el recién aprobado PERTE para el sector agroalimentario y la nueva PAC se unen a la Ley de la Cadena, todos los proyectos relacionados con el regadío sostenible y los seguros agrarios.

Digitalización

En el mismo Consejo de Ministros se ha aprobado también un Real Decreto sobre las ayudas en materia de digitalización, que presenta dos medidas por valor de 3 millones de euros. La primera, dedicada a la información, formación y demostración en materia de tecnologías digitales, dirigida a asociaciones, cooperativas y entidades colectivas y la segunda, un asesoramiento digital agroalimentario.

“La perspectiva del Gobierno para el futuro pasa por un proyecto para la España rural que pretende no solo hacer la vida más digna para el conjunto de los españoles, sino además hacer un territorio rural vivo, que sea productivo y en el que se atractivo vivir”, ha declarado Luis Planas. Pese a que el sector agroalimentario es uno de los más innovadores y digitalizados, el problema vinculado a las generaciones de la brecha digital es cada día más patente, por eso el ministro ha planteado la “extensión agraria digital”, para hacer frente a los nuevos retos digitales llevándolos a los últimos rincones de España.

Acceso a las ayudas

Para que todos los profesionales del sector primario se puedan beneficiar de las ayudas, éstas se vehiculizarán a través de los Foros Agroalimentarios, las cooperativas y las comisiones sectoriales, pues es la manera más sencilla de que las ayudas lleguen al conjunto de las comunidades y a las pequeñas y medianas empresas.

Respecto a la ayuda máxima por beneficiario, el ministro ha precisado que cada una de las actuaciones incluidas en el PERTE está sometida desde el punto de vista de la UE a los techos de ayuda, y esos techos de referencia estarán diferenciados en función de cada actuación y del importe de las mismas. Además, en cuanto a la compatibilidad de estas ayudas con las de la PAC, dadas su similitudes, Luis Planas ha esclarecido que una misma actuación no puede tener una doble financiación, pero si se pueden utilizar diferentes fondos para llevar a cabo una actuación global.

Sector estratégico

Luis Planas ha calificado al sector agroalimentario como estratégico para España, pues supone más de 100 mil millones de euros en valor añadido bruto, representa un 10% del PIB del país, cuenta con más de 30.000 industrias agroalimentarias y da empleo a más de 2 millones de personas. El ministro también ha hecho referencia a las exportaciones, una cifra que, referida al 2020, se situaba en 53 millones de euros.

El ministro también ha hecho referencia a las exportaciones, cuya cifra referida al 2020 se situaba en 53 mil millones de euros, pero en los últimos 12 meses móviles ascendía a casi 60 millones.