Precios a la baja en la campaña de maíz extremeño

Bayer estrategia de cítricos
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS

Debido a las menores restricciones de agua la campaña de maíz en Extremadura estará marcada por el incremento de la superficie en distintas zonas en comparación con el año pasado

En el canal de Orellana se ha permitido por ejemplo el riego para el 60% de las superficies donde se encuentra el cultivo del maíz. / ARCHIVO

Efeagro.

La campaña de maíz de este año en Extremadura estará marcada por el incremento de la superficie en distintas zonas en comparación con el ejercicio pasado debido a las menores restricciones de agua, aunque también por un escenario de precios más bajos.

El presidente de Asaja Extremadura, Angel García Blanco, ha manifestado a EFE que una de las claves de esta campaña es la superficie que este ejercicio sí se ha podido sembrar gracias a las menores restricciones de agua.

En el canal de Orellana se ha permitido por ejemplo el riego para el 60% de las superficies donde se encuentra el cultivo del maíz.

De esta forma, este año se han sembrado en Extremadura 22.416 hectáreas de maíz, según datos del Fondo de Garantía Agraria (Fega).

En cuanto a las producciones se prevén cifras normales por hectárea, por encima de los 12.000 kilos/hectárea en las zonas de Vegas Altas y Vegas Bajas, y de los 10.000 kilos en la de Coria.

Sin embargo, el principal problema se encuentra en el precio, hoy entre los 280 y los 290 euros/tonelada, “muy por debajo” de los 350 euros por tonelada del ejercicio pasado.

Según ha manifestado García Blanco, las cotizaciones en este cultivo dependen especialmente del mercado de Chicago (Estados Unidos), dentro de una estrategia “global mundial”.

El dirigente agrario ha afirmado que, a diferencia del pasado año, en diversos cultivos la bajada de los precios no permitirá compensar los altos costes de producción, por lo que “o se logran importantes rendimientos, por encima de los 12.000 kilos/hectárea o las cuentas saldrán muy justitas”.

Otra de las problemáticas, ha manifestado, se encuentra en que la nueva Política Agraria Comunitaria (PAC) obliga a la rotación de cultivos para optar a las ayudas, de ahí que no se pueda destinar en muchas ocasiones la misma superficie sembrada tradicionalmente.

Una circunstancia que afectará al sector, aunque esta campaña se compensará “con el margen” del aumento de superficie en distintas zonas gracias a las menores restricciones de agua, ha expresado.

La campaña de maíz comienza a dar sus primeros pasos en algunas zonas en la región aunque hasta principios de octubre no arrancará de forma generalizada, pues “en episodios de previsiones de lluvia como el actual se suele esperar para minimizar los posteriores costes en los secaderos”.