La sequía ocasionará unas pérdidas de 1.500 millones en Aragón

Bayer estrategia de cítricos
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS

Según Asaja los cultivos permanentes, como los frutales, olivos, frutos secos, no aportarán 350 millones de movimiento económico

sequía

Asaja afirma que las consecuencias de la sequía serán irreversibles, algo que se va a notar en la producción que se va a reducir en un 50% con respecto al 2022. / Archivo

Valencia Fruits. Redacción.

Asaja estima unas pérdidas, una reducción de movimiento económico, de 1.500 millones de euros en la producción agraria de Aragón, debido a la fuerte sequía.

Dicha organización agraria ha asumido que las consecuencias de la sequía serán irreversibles, algo que se va a notar en la producción que se va a reducir en un 50% con respecto al 2022.

El movimiento económico total se va a reducir en 1.500 millones en todo Aragón, 500 corresponden al cereal, otros 500 al maíz, las restricciones en el riego para los frutales podrían ser de 350 millones, así como 120 en alfalfa y 20 en girasol y arroz.

Ante este panorama, dicha organización pide un plan de choque que incluya excepcionalidad de la PAC, liquidez y la construcción de embalses que les permitan ser competitivos a nivel global.

Las pérdidas estimadas desde Asaja Aragón en lo referente al sector de los cereales de invierno son de 490 millones de euros, motivadas por un descenso en los rendimientos de los mismos de un 50% respecto a la campaña anterior esperándose una producción de 1.360.000 toneladas.

En cuanto al cultivo del maíz se calculan unas pérdidas en movimiento económico de 500 millones de euros, debido a la falta de siembras por la escasez de agua para el riego.

Respecto a la alfalfa se espera que dejará de generarse un movimiento económico de 120 millones de euros, dado que si no hay agua para destinarla para el riego del cultivo, no se obtendrán los cortes de un año normal.

En el caso del girasol serán 20 millones de euros los que no se generarán al reducirse las siembras por no disponer de agua para el riego.

Los cultivos permanentes, como los frutales, olivos, frutos secos, no aportarán 350 millones de movimiento económico, teniendo además en este caso, el riesgo de muerte de árboles que condicionen no sólo el rendimiento de esta campaña, si no que obliguen a fuertes inversiones de replantación o cambios en la orientación productiva de las explotaciones.

Respecto a las ganaderías, fundamentalmente las extensivas, se encuentran con la grave incertidumbre de la ausencia de alimento en pastos para el ganado, que va a obligar a suplementar en pesebre, con unos grandes costes para el ganadero.

Según Asaja Aragón, la gravedad de la situación es tal, que va a condicionar las siembras de la siguiente campaña

Según Asaja Aragón, la gravedad de la situación es tal, que no solo va a afectar al rendimiento económico de las explotaciones en esta campaña, si no que va a condicionar las siembras de la siguiente campaña o la reposición de animales en las explotaciones ganaderas.

Por ello, dicha organización ha recordado que, con la situación actual, se encuentra en juego el sector agroalimentario aragonés. Y ha señalado que la campaña pasada ya se vio afectada por las adversidades climáticas, en la que el sistema de Agroseguro asumió el mayor número de indemnizaciones de su historia.