La suspensión de los aranceles estadounidenses incrementa el precio del aceite de oliva

Gregal otoño
Hispatec 2021
FA pases y entradas
Bioibérica CT
Fedemco 2021 01

La suspensión temporal de los aranceles ha abierto nuevas perspectivas para el aceite y también para la aceituna de mesa

El aceite de oliva ha experimentado una subida de los 2,6 a los tres euros/kilo. / ARCHIVO

Efeagro.

La retirada temporal de los aranceles estadounidenses – anuncio efectuado hace tres semanas – a los productos alimentarios de varios países europeos ha hecho relanzar el precio del aceite de oliva y, por ende, ha generado buenas expectativas para los productores de la aceituna de mesa, dos de los productos más afectados por las imposiciones arancelarias.

Así, la suspensión temporal de los aranceles ha abierto nuevas perspectivas para el aceite, como también para la aceituna de mesa, a la espera de que la decisión vaya ahora más allá de los cuatro meses de tregua inicialmente anunciados y se prorrogue indefinidamente.

La aceituna de mesa extremeña espera recuperar un mercado clave como el estadounidense, el cual apostaba tradicionalmente por este producto para preparados como las pizzas.

Esta circunstancia se produce ante el hecho de que las compañías españolas no tienen que recurrir a aceite de países del Magreb para esquivar las restricciones, lo que vuelve a relanzar al producto de comunidades como la extremeña.

Recuperar el mercado

En una entrevista concedida a Efeagro, el presidente de Asaja Extremadura, Angel García Blanco, ha explicado que el aceite de oliva ha experimentado una subida de los 2,6 a los tres euros/kilo, un incremento “significativo”.

El objetivo es “reabrir el mercado existente anteriormente”, para lo cual uno de los retos será recuperar el periodo perdido durante los últimos años como consecuencia de las decisiones tomadas por el anterior presidente estadounidense, Donald Trump.

García Blanco ha lamentado que los países “utilicen los productos agrarios como moneda de cambio en sus negociaciones internacionales”, pues todo ello provoca unas repercusiones “muy negativas” para el campo, como en este caso con los aranceles estadounidenses, que han afectado a las ventas España o Italia.

Los productos extremeños también se han beneficiado de los acuerdos alcanzados entre la Unión Europea y el Reino Unido para que los productos puedan seguir exportándose con regularidad tras el Brexit.