Temor ante el impacto en los precios por la crisis del mar Rojo

NADORCOTT 2024
KANZI VOG
GIRO 2024
FERTIBERIA IMPULSE
HISPATEC
Congreso subtropicales
HERNANDORENA fiabilidad varietal

El mar Rojo representa un importante canal de entrada y salida de productos de consumo e insumos necesarios para la producción, así como para las exportaciones españolas a Asia y Oceanía

barco marítimo

Entre los sectores más afectados, el ministro Luis Planas, ha mencionado las importaciones de arroz procedentes del continente asiático. / Archivo

Efeagro. / Belén Delgado. 

La inestabilidad en el mar Rojo está generando tensiones en la cadena agroalimentaria española, que advierte de un aumento de los precios como consecuencia de los mayores costes logísticos y problemas con ciertas importaciones.

La voz de alarma la ha dado esta semana la patronal de fabricantes y distribuidores Aecoc, que ha señalado que la cadena de valor del gran consumo ha empezado a notar la crisis y está adelantando sus compras de materias primas y mercancías para evitar posibles disrupciones en el suministro.

El Gobierno ha confirmado que sigue de cerca la situación, considerada un factor de riesgo puesto que puede incrementar los costes de producción para muchas empresas, mientras que la patronal de la industria alimentaria FIAB ha alertado de su impacto inflacionista en una cadena “ya tensionada”.

Desde mediados de diciembre, la ruta del mar Rojo, que representa cerca del 15% del comercio marítimo mundial, se ha visto perturbada por los ataques de los hutíes del Yemen contra buques que consideran vinculados a Israel en respuesta a la ofensiva israelí en la Franja de Gaza, a los que han respondido Estados Unidos y Reino Unido con bombardeos contra el grupo rebelde.

Las navieras están buscando rutas alternativas para asegurar el transporte y muchas han optado por desviarse por el sur de África, una vía que aumenta en cerca de diez días la duración del trayecto, con un coste en contenedores que puede llegar a triplicarse.

Sectores afectados

El mar Rojo representa un importante canal de entrada y salida de productos de consumo e insumos necesarios para la producción, así como para las exportaciones españolas a Asia y Oceanía.

Entre los sectores afectados, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha mencionado las importaciones de arroz procedentes del continente asiático, ya que las vías alternativas les suponen costes adicionales de distinto tipo.

Según el último informe del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) sobre el arroz, las importaciones se elevaron el 44% anual en 2022, hasta las 414.899 toneladas por valor de 263 millones de euros.

Myanmar fue el principal país de origen de las compras españolas, con una cuota del 22%, seguido de Pakistán, Argentina, Uruguay y Tailandia.

Por ahora no se observa que las perturbaciones estén perjudicando a los cereales, cuyos precios continúan a la baja por la abundante oferta, mientras los barcos que transportan grano a España siguen otras rutas.

Fuentes de la Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales (Cesfac) explican a Efeagro que no les está afectando el transporte de cereales, en su caso procedentes del mar Negro, y de soja de Estados Unidos, Brasil y Argentina.

Si bien “no hay excesiva preocupación por las materias primas esenciales”, sí que se esperan retrasos en los envíos de aminoácidos, aditivos y algunas vitaminas procedentes de China, que sirven para dar calidad a los piensos, y de una “parte muy pequeña” de aceites tropicales como el de palma o coco, que llegan por la ruta asiática y se emplean en el procesado de subproductos.

Desde la industria pesquera, el secretario general de la patronal de industrias conserveras Anfaco, Roberto Alonso, asegura a Efeagro que “el sector transformador de productos del mar no es ajeno al conflicto en el mar Rojo”.

La búsqueda de rutas alternativas se ha traducido en tiempos de tránsito superiores al recorrido tradicional y un aumento de costes del transporte en el comercio exterior de productos del mar, lo que “afecta no solo a la importación de las mercancías, principalmente materia prima que vienen de Asia y del Índico, sino también a la exportación, por ejemplo, a Arabia Saudí”, según Alonso.

Minimizar riesgos

Fuentes del sector español del aceite de oliva sostiene que la subida del coste del transporte repercute en las exportaciones en general, no sólo las que transcurren por el mar Rojo.

De todas formas, el sector ya adelantó sus compras del exterior a principios de la campaña que comenzó en octubre pasado, como una forma de posicionarse en el mercado exterior y no perder posiciones por la escasez de producto, relacionada con la sequía en España.

La interprofesional del porcino de capa blanca Interporc detalla que, si bien el flujo de materias primas por el Canal de Suez es básico para exportar a Oriente y el este de Asia, el sector en España “ha diversificado mucho sus exportaciones” y tiene como principal cliente la Unión Europea.

“Esas circunstancias estratégicas nos permiten contar con los recursos y las posiciones adecuadas para que esta desgraciada situación nos afecte lo menos posible”

“Esas circunstancias estratégicas nos permiten contar con los recursos y las posiciones adecuadas para que esta desgraciada situación nos afecte lo menos posible”, sostiene la organización, que está trabajando “con tranquilidad y normalidad, evaluando en todo momento las perspectivas que se presentan en esta complicada coyuntura internacional tan cambiante”.

En el sector de las bebidas, la industria cervecera tampoco parece preocupada porque no se abastece de la zona en cuestión, aunque no se descartan ciertos problemas en la importación de plástico, mientras que los refrescos que se consumen en España se producen en general en el país, sin depender de ningún ingrediente exterior.