Unió de Pagesos pide mejorar la gestión del agua en Cataluña

NADORCOTT 2024
GIRO 2024
FERTIBERIA IMPULSE
KANZI VOG
HISPATEC
Congreso subtropicales
HERNANDORENA fiabilidad varietal

El sindicato agrario ha pedido, además, tener representantes en la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE)

sequía

Efeagro.

El sindicato agrario Unió de Pagesos (UP) ha reclamado este miércoles 29 de noviembre tener representantes en la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), que gestiona los embalses de Cataluña de la cuenca del Ebro, y abrir un diálogo para mejorar la gestión del agua.

El coordinador nacional de Unió de Pagesos, Joan Caball, ha considerado hoy en una rueda de prensa en Barcelona que deben “intentar llegar a un acuerdo (en la gestión del agua) con un seguimiento riguroso y un presupuesto detrás”.

A su juicio, Cataluña no debería reducir zonas de regadío, se debería utilizar el agua regenerada y adaptar la producción agrícola a la grave sequía que se padece.

Caball ha reivindicado que UP tenga representatividad en la CHE, al igual que ya la tiene en la Agència Catalana de l’Aigua, que gestiona las cuencas internas de Cataluña, “para participar en la gestión de los regadíos de la zona occidental”.

También ha pedido una financiación para los regadíos y la modernización de éstos, que “son clave para seguir produciendo alimentos con el cambio climático, asumible para los payeses”.

Unió de Pagesos ha pedido acabar “con el mito de que el sector agrario consume una gran cantidad de agua con respecto a otros sectores, teniendo en cuenta que provee de alimentos a la población y que el agua es una de las materias necesarias para hacerlo”

Ha pedido acabar “con el mito de que el sector agrario consume una gran cantidad de agua con respecto a otros sectores, teniendo en cuenta que provee de alimentos a la población y que el agua es una de las materias necesarias para hacerlo”.

Para el líder de la mayor organización agraria de Cataluña, la sociedad debe entender que el uso agrario del agua tiene por finalidad la producción de alimentos y que el beneficiario final es el consumidor, ya sea autóctono o turista.

Las consecuencias de la sequía son graves en Cataluña ya que se prevén pérdidas de hasta el 95 % en cultivos de olivo de secano en el Alt Camp, la Terra Alta, el norte de la Ribera d’Ebre y Les Garrigues, zonas oleícolas por excelencia, según datos de UP.

En zonas con riego de apoyo del Tarragonès, la cosecha estará entre el 50 y el 60 % pero si ese riego viene de Riudecanyes (Baix Camp, Tarragona), el porcentaje baja al 30 % por las duras restricciones de agua en esta área.

Se esperan también pérdidas de entre el 70 % y el 100 % de la producción primera de fruta dulce en la plana de Lleida y descensos del 30 % al 40 % de la fruta que se recolecte más tarde.

Desde el temporal Gloria, ocurrido a finales de enero de 2020, en Cataluña se han contado seis meses lluviosos, diez normales y 29 meses secos o muy secos, y aún no se entrevé el final de esta situación de sequía.

Según los datos de superficie agraria utilizada (SAU) en Cataluña del censo agrario de 2020 (1.092.215 hectáreas), en 2020 la SAU por habitante era de 0,13 cuando dos años antes, en 2018, era de 0,15 mientras en la Unión Europea la ratio era de 0,33, y en España, 0,50.

En cuanto a los cultivos por hectárea y habitante, Cataluña se situaba en una ratio de superficie de 0,10 en 2020 mientras en España era de 0,27 y la Unión Europea, 0,21.

Las explotaciones agrarias son 54.972, el 62,69% de las cuales dispone de mano de obra familiar, un 26,2% menos que en 2018 y que, en personas, suponen 65.947 personas que trabajan directamente sus tierras, granjas y bosques.