La Universidad de Jaén se convierte en referente en el ámbito de la agrivoltaica

Bayer estrategia de cítricos
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS

Uno de los proyectos es una planta piloto que pretende probar diversas tecnologías fotovoltaicas aplicadas a invernaderos y analizar el impacto medioambiental y la viabilidad económica de la agrivoltaica

Combinar estos campos de actividad puede traer muchos beneficios, de manera que la energía solar puede servir para cubrir el consumo energético que requiere el cultivo. / Archivo

Efeagro.

La Universidad de Jaén (UJA) se ha convertido en un referente para el ámbito de la agrivoltaica -uso de un terreno tanto para producir energía fotovoltaica como para actividades agrícolas-, con la reciente obtención de dos proyectos nacionales de gran relevancia para el avance de este sector.

Uno de estos proyectos, que está liderando el grupo de investigación AdPVTech de la UJA, se centra en el diseño de una planta piloto para probar diversas tecnologías fotovoltaicas aplicadas a invernaderos y analizar el impacto medioambiental y la viabilidad económica de la agrivoltaica.

El otro proyecto se centra en desarrollar un nuevo sistema de captación de la energía solar mediante módulos fotovoltaicos semitransparentes de concentración para aplicar en sistemas agrivoltaicos.

El investigador de la UJA y miembro de este grupo, João Gabriel Bessa, ha explicado que la agrivoltaica es una rama muy novedosa de las energías renovables que se centra en el aprovechamiento de un terreno, tanto desde el punto de vista agrícola como fotovoltaico.

Según el experto, combinar estos campos de actividad puede traer muchos beneficios, de manera que la energía solar puede servir para cubrir el consumo energético que requiere el cultivo, y los módulos solares pueden ayudar a mantener las condiciones climatológicas que requieren determinadas plantaciones.

“El uso de estructuras fotovoltaicas reduce la temperatura del suelo, lo que a su vez reduce la evapotranspiración de las plantas y éstas requieren menos agua”

“El uso de estructuras fotovoltaicas reduce la temperatura del suelo, lo que a su vez reduce la evapotranspiración de las plantas y éstas requieren menos agua”, ha añadido al respecto.

El experto ha señalado que se trata de construir un espacio que sirva como laboratorio para experimentar en vivo con diversas técnicas y tecnologías, y ha destacado la colaboración del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Medioambiental y de la empresa J. Huete Internacional en este proyecto.