Recta final de la campaña de fresa

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Planasa Ajo
REDACCIÓN

La campaña de fresa ha entrado en su recta final en Huelva con”resultados dispares” según los agricultores. Su imagen se ha visto dañada por las informaciones de explotación laboral y sexual

campaña fresa Huelva

El sector fresero onubense tiene diferentes percepciones sobre los resultados de la campaña.

En declaraciones a Efe, el presidente de la Federación de Productores y Exportadores de la Fresa y Frutos Rojos de Huelva (Freshuelva), Alberto Garrocho, ha explicado que se están dando “los últimos coletazos” de esta campaña, por lo que “hay gente que ya la ha dado por terminada, otra que está arrancando fruto y otra que está recogiendo para la industria”.

Garrocho ha precisado que esta campaña hay que “analizar fríamente”, ya que “hay productores que la van a poder calificar de muy buena y otros, principalmente los que se han visto afectados por la problemática de la variedad Fortuna, que van a sufrir pérdidas”.

Con respecto a dicho problema, ha explicado que este año, por causas que por el momento se desconocen, “hay un porcentaje considerable de fruta de la variedad Fortuna que se ha secado”, una realidad que “al que le ha tocado le ha hecho mucho daño”.

Con respecto al clima, ha indicado que la campaña “se ha pasado lo mejor que se ha podido”, ya que “hemos tenido una primavera atípica, con mucha lluvia”.

Un detenido por abuso y coacción

La Policía Nacional ha detenido a un hombre por un delito de abuso sexual y otro de coacción sobre temporeras que desarrollan su labor en campos de la provincia de Huelva durante la campaña fresera.

Este hombre, de 47 años, trabaja en una finca de Moguer (Huelva) encargándose de ordenar y movilizar a las cuadrillas de jornaleros, según han informado fuentes policiales este sábado.

Tras ser detenido fue trasladado a dependencias policiales y de ahí pasó a disposición judicial, donde tras prestar declaración ha sido puesto en libertad con cargos a la espera de la finalización de la instrucción y de la celebración de juicio.

Asimismo, varias de las mujeres presuntamente víctimas de estas prácticas ya habrían prestado declaración en sede policial, y se mantiene abierta la investigación al objeto de esclarecer cualquier hecho delictivo relacionado con este tipo de prácticas.

La Fiscalía de Huelva también ha incoado diligencias de investigación en relación con los presuntos casos de abusos laborales y sexuales a estas temporeras tras denuncias realizadas recogidas en distintos medios de comunicación internacionales y hechas públicas, entre otros, por el Sindicato Andaluz de Trabajadores.

De esta forma, se han iniciado una serie de actuaciones para poder identificar a las mujeres que han sido presuntamente objeto de dicha explotación, y conocer si han interpuesto o no denuncias.

Además, se ha dado cuenta la situación a la Inspección de Trabajo de forma que desde este ámbito también se pueda trabajar para arrojar luz sobre estas presuntas prácticas.

La actuación de a Fiscalía se ha producido tras la denuncia de la Dirección General de Políticas Migratorias de la Junta sobre este tipo de acciones; posteriormente se ha sumado el escrito elevado por la Asociación Interprofesional de la Fresa Andaluza (Interfresa).

El gerente de la entidad, Pedro Marín, ha indicado hoy, en declaraciones a los periodistas tras conocerse la detención, que tendrán “tolerancia cero” ante cualquier caso de este tipo y que “los servicios jurídicos de Interfresa están estudiando personarse e el procedimiento abierto en los Juzgados de Moguer como acusación particular”.

Ha indicado que “se trata de un sector que da empleo a 70.000 personas”, por lo que ha conminado a “no generalizar este tipo de conductas que suponen casos aislados”.

Por su parte,  Garrocho se ha referido a las últimas informaciones asegurando que “ha hecho un daño considerable. Hablamos de un sector que está generando una economía media-baja y hay gente que se puede ver afectada como consecuencia de estas informaciones, que dañan la imagen del sector, incluso los propios trabajadores y más cuando la denuncia se hace de forma generalizada; daño sí ha hecho y mucho”, ha concluido.