El gran consumo descarta la falta de alimentos pero augura precios más altos

DECCO MIX
Bioibérica CT

El encarecimiento de los costes marcará el precio de los alimentos

Desde Aecoc afirman que estas Navidades no habrá desabastecimiento de productos. / Archivo

Efeagro.

El sector de gran consumo descarta la posibilidad de que haya problemas en el suministro de alimentos y bebidas de cara a Navidad, pero ya augura una subida de precios vinculada al aumento de costes por el encarecimiento de las materias primas, del transporte marítimo y de la energía.

En una entrevista realizada por Efeagro, el presidente de la Asociación de Empresas de Gran Consumo (Aecoc) y también consejero delegado de Nueva Pescanova, Ignacio González, ha lanzado un “mensaje de tranquilidad” y garantiza que no habrá desabastecimiento a pesar de las dificultades que se están produciendo para transportar algunos artículos muy demandados en final de año. “No tendremos problemas, no habrá problemas de suministro de alimentos y bebidas, como tampoco pasó nada durante la pandemia gracias a que contamos con una cadena de suministro robusta”, apunta González.

La cadena de suministro española garantiza que no habrá problemas de suministro de alimentos y bebidas

El también consejero delegado de Nueva Pescanova explica que imágenes de estanterías vacías como las que se dan en los supermercados de Reino Unido están más relacionadas con el Brexit que con otras cuestiones.

Subida de costes

“Los indicadores nos muestran que ni la subida del precio de las materias primas ni el incremento de los fletes -el coste de los contenedores que se envían por vía marítima- son temas que se resuelvan a corto plazo. Han llegado para quedarse, al menos un tiempo”, advierte González.

Ignacio González, presidente de Aecoc, durante la última asamblea general de la entidad. Efeagro / Aecoc

A estos factores se suma el precio de la electricidad en España, que se ha disparado durante los últimos meses, lo que “mete presión a la inflación” y amenaza con repercutir en mayores precios para el consumidor.

“Es una factura muy difícil de absorber, las empresas hacen esfuerzos para no traspasar esa subida a los consumidores, pero ya el dato de inflación de septiembre te dice que ese coste extra se está trasladando al consumidor, que tampoco está tan boyante económicamente hablando como para absorberlo”, argumenta el consejero delegado de Nueva Pescanova.

Aunque el coste de la energía afecta en mayor medida a las compañías más intensivas en consumo de electricidad, las empresas del sector de gran consumo -fabricantes, distribuidores y hosteleros- también sufren su impacto.

“Parar nuestra actividad no, pero todos estamos viendo cómo se incrementan nuestros costes. Es el motivo de tensión más importante que ahora mismo tiene el sector”, apunta González.