¿Por qué ha subido tanto el precio de los alimentos?

PAMPOLS
CAECV 2024 ECOAUTÉNTICOS
BAYER ESTRATEGIA DE CÍTRICOS
HISPATEC

El precio de los alimentos sigue disparado mientras las Administraciones y la gran distribución no dan con la tecla para frenar su escalada

Son muchos los factores que, directa o indirectamente, afectan al precio de la cesta de la compra. / VF

Julia Luz. Redacción.

Los alimentos se han encarecido un 16,6% en febrero respecto al mismo mes el año anterior según según el Índice de Precios de Consumo (IPC) difundido por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La inflación sigue pisando el acelerador y llama especialmente la atención la evolución de los precios en términos mensuales, ya que en sólo 31 días se incrementaron un 0,9%, el mayor aumento de la tasa mensual del IPC en un mes de febrero en 45 años (desde 1978).

El impacto en el comercio mundial de la guerra en Ucrania, la crisis energética, la falta de materias primas, el cambio climático… son muchos los factores que, directa o indirectamente, afectan al precio de la cesta de la compra. No obstante, esclarecer cuál o cuáles son los verdaderos motivos de este incremento sin precedentes es tremendamente complicado dada la complejidad y el entramado propios de la cadena agroalimentaria. Aún así, son varias las entidades que lanzan sus hipótesis sobre este suceso que no deja indiferente a nadie.

Costes de producción

La asociación de empresas de gran consumo, AECOC, asegura que la subida de los precios de los alimentos “tiene su origen” en el incremento de los costes de producción. Sin embargo, su director general, José María Bonmatí, ha señalado durante su intervención en la inauguración del XXIII Congreso de Productos Cárnicos y Elaborados, en Lleida, que sin la rebaja del IVA aprobada por el Gobierno el IPC de febrero hubiera sido del 18,1%, en referencia a un estudio de esta Asociación y de PwC.

El clima y las plagas

Por su parte, la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex) amplía los factores condicionantes y suma a la lista las condiciones climatológicas adversas y los efectos de las plagas.

El director de la Federación, José María Pozancos, explica cómo estos tres factores han afectado de forma negativa a la producción hortofrutícola.  En primer lugar, cita que unas condiciones climatológicas como las vividas en las últimas semanas —primero con periodos de calor y, después, con frío agudo— han perjudicado a las producciones y, en consecuencia, las plantaciones están sufriendo episiodos de plagas inéditos, como el virus rugoso del tomate. Añade además la “prudencia” de lo agricultores a la hora de “planificar la campaña” debido al alza de los costes de producción, un factor que afecta a determinados cultivos de hortalizas al aire libre. El precio del agua en la zona del levante o el coste de los fertilizantes y otros insumos terminan de completar la lista.

¿Qué dicen los consumidores?

Dos de las principales asociaciones de consumidores han solicitado nuevas actuaciones para intentar atajar el problema de la inflación.

La OCU ha exigido, en un comunicado, “aumentar de manera urgente y sustancial el importe de la ayuda de 200 euros para hogares vulnerables, así como el número de beneficiarios”, al tiempo que ha solicitado la aplicación del IVA al 0% a la carne y el pescado.

Por su parte, el secretario general de Facua, Rubén Sánchez, ha declarado que los datos del IPC prueban que las medidas del Gobierno para bajar el IVA son “absolutamente insuficientes” porque “no se están cumpliendo” y no se han recortado “subidas descomunales” del coste de algunos alimentos.

Medidas antiinflación

Esta situación no es exclusiva de España y el reto de países de la Unión Europea sufren igualmente las consecuencias de la inflación en los lineales de sus supermercados. Ante esta situación colectiva, ¿cuál es la posible solución? Las diferentes Administraciones les apremia encontrar la mejor fórmula para frenar esta escalada tan difícil de sostener para los ciudadanos.

Muchos países ya se han puesto manos a la obra y, al igual que España presentaba una bajada del IVA para los alimentos básicos, Francia ha propuesto una cesta de la compra antiinfación o Alemania y Portugal han ofrecido paquetes de alivio energético. Una medida parecida a la española ha propuesto Italia, con una “tarjeta ahorro” para que se beneficiaran las rentas más bajas, de hasta 15.000 euros, en la compra de productos de primera necesidad, aunque meses después de su aprobación aún no ha entrado en vigor.