Los precios de los cereales mantienen una tendencia alcista

Decco nueva imagen
Hispatec otoño 2022
Fruit Attraction invitaciones
Bioibérica CT

Estados Unidos prevé una disminución de la producción de maíz para la temporada 2022-2023

Los precios de los cereales siguen al alza. / ARCHIVO

Efeagro.

Los precios de los cereales mantienen una tendencia alcista debido a las menores cosechas de maíz previstas en Estados Unidos, a pesar de haber bajado a principios de este mes tras la reanudación de la exportación de grano ucraniano.

Según los datos facilitados a Efeagro por la patronal de comerciantes de cereales Accoe, las cotizaciones de trigo duro, trigo blando, maíz, cebada, cebada de malta y avena se han incrementado de media en la última semana respecto a la anterior. Todas ellas han experimentado una variación mensual positiva, a excepción de las cotizaciones del trigo duro y de la avena, que han bajado.

El secretario general de Accoe, José Manuel Álvarez, ha precisado que el mercado parte de unos niveles de precios “muy altos” y afronta “mucha incertidumbre”, por lo que no es descartable que el escenario cambie a pesar de la tendencia actual alcista.

Álvarez ha vinculado este comportamiento con las últimas previsiones de Estados Unidos, cuyo departamento de Agricultura ha estimado en su último informe de agosto una disminución de la producción de maíz para la temporada 2022-2023 por debajo de las proyecciones de julio.

Este repunte en los precios ha compensado la caída puntual que experimentaron, después de que se abriera hace un par de semanas un corredor para exportar cereales de los puertos de Ucrania, que habían estado bloqueados desde el comienzo de la invasión rusa en febrero.

España es deficitaria en el comercio de cereales y compra a Ucrania el 27% de sus importaciones de maíz (segundo abastecedor de este grano al mercado nacional) y el 62% de sus adquisiciones de girasol.

Dentro del mercado de proteínas, el precio de las pipas de girasol se situó la semana pasada en 750 euros por tonelada, un 17% más que en enero de 2022.

Álvarez ha señalado que el girasol es un producto secundario para la alimentación animal en España y es pronto para saber los rendimientos que tendrá la actual campaña.

Los productores españoles estiman que la cosecha se verá afectada por la sequía, a pesar de que la superficie ha aumentado después de que se permitiera levantar los barbechos para hacer frente a las consecuencias de la guerra en Ucrania.