Sin operaciones en los mercados españoles de cereales por la tensión en Ucrania

Fruit Attraction expositores 2022
Bioibérica CT

Los mercados de cereal no presentan cotizaciones ante los acontecimientos ocurridos entre Rusia y Ucrania

España compra a Ucrania cerca de un 30% de sus importaciones de maíz y el 60% de las de girasol. / ARCHIVO

Efeagro.

El conflicto entre Rusia y Ucrania ha despertado la preocupación del sector agrario español. Los mercados mayoristas de cereales españoles han parado sus operaciones ante la incertidumbre por las informaciones sobre los ataques en Ucrania, según ha informado la patronal de comerciantes Accoe.

El secretario general de Accoe, José Manuel Álvarez, ha asegurado que en los mercados de cereal “no hay cotizaciones”, ante los rumores y las noticias sobre los ataques de Rusia contra Ucrania.

Álvarez ha señalado, también, que en estos momentos cunde la confusión sobre la situación en los puertos de Ucrania, importante abastecedor de grano y de materias primas para España, y sobre el alcance de los bombardeos. Otro interrogante es la limitación de tránsito en los puertos del este de Europa.

Tensión internacional

Los comerciantes de cereales en España habían notado levemente en los precios la tensión internacional por el conflicto durante las últimas semanas. Pero al final de la jornada del miércoles los precios del trigo y del maíz “se dispararon” en las bolsas y mercados de materias primas.

Incluso en Chicago (EE.UU), mercado de referencia para el comercio mundial de cereal, se han registrado cotizaciones “récord”, según fuentes del sector.

Para la patronal de mayoristas de cereales, que hasta ahora había asegurado que el abastecimiento está garantizado, la situación en estos momentos es “imprevisible”.

Ucrania, importador cerealista

España es un país deficitario en cereales, compra a Ucrania cerca de un 30% de sus importaciones de maíz y el 60% de las de girasol.

Ucrania es el primer proveedor de maíz del mercado español, seguido por Brasil; ocupa el cuarto puesto en el abastecimiento de trigo (por detrás de Francia, Bulgaria y Lituania) y el primero en el suministro de girasol, según datos facilitados por la patronal de comerciantes.