La incertidumbre sobrevuela el sector agro ante el Brexit

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Planasa Ajo
Lucía Ruiz Simón. Efeagro.

El sector muestra preocupación ya que Reino Unido es el cuarto destino de las exportaciones alimentarias españolas

Brexit

El sector de las frutas y hortalizas exporta productos por un valor de 1.800 millones anuales. / Archivo

Mientras el debate entre un Brexit blando o un Brexit duro provoca dimisiones en Reino Unido y discusiones internacionales, los exportadores de alimentos españoles viven estos momentos con la incertidumbre de cómo les afectará finalmente el cambio en las relaciones comerciales.

Londres y Bruselas deben acordar las condiciones de salida del bloque y diseñar el marco de la futura relación comercial bilateral antes de que se agote el plazo que marca el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que concluye el 29 de marzo de 2019.

“Mercados alternativos”, “controles telemáticos en frontera”, “barreras arancelarias” o “sectores sensibles” son términos que desde que se aprobó hace más de un año la salida del Reino Unido de la Unión Europa forman parte de vocabulario y de la agenda de las empresas que llevan a este país vinos, conservas o frutas. “Son estos algunos de los sectores afectados por esta situación”, señala el secretario general de la Federación de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), Mauricio García de Quevedo, que también sitúa al aceite de oliva entre los alimentos españoles que más abundan en las despensas de los británicos.

“El Brexit y la política arancelaria de EEUU son los grandes retos a los que se enfrenta la industria española de alimentación y bebidas“, subraya García, que insta a “ser contundentes” con ambos países “para no ver alterado nuestro nivel de competitividad global”. Y es que el giro proteccionista de la administración de Estados Unidos es otro de los temas que afecta a la salida de los alimentos españoles a los mercados internacionales, con la aceituna negra de mesa como primer previsible “afectado”.

Volviendo al Reino Unido, FIAB recuerda que es el cuarto destino de las exportaciones españolas, un mercado en el que en 2017 se vendieron productos por valor de 1.955 millones de euros, con el vino, las conservas vegetales, el aceite de oliva o los productos del porcino y del dulce a la cabeza. García de Quevedo se muestra también preocupado por “el nuevo modelo de relación comercial, la posible imposición de derechos aduaneros o legislaciones que no sean convergentes con las de la Unión Europea”.

Frutas

En esta línea, el director general de la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas vivas (Fepex), José María Pozancos, a pesar de la situación de incertidumbre actual, prevé un escenario en el que se podrá acceder a este mercado sin barreras arancelarias pero con controles. Aboga porque estos controles sean telemáticos para agilizar los procesos y no haya paradas físicas que entorpezcan la logística y el servicio a los clientes de un mercado que supone en valor 1.800 millones de euros al año. “No hay mercados alternativos”, subraya, aunque el nivel de “dependencia” de este destino difiere en función de los productos y de las empresas.

Vinos

“Confiamos en que primará la cordura” y que se adoptará una decisión “pragmática”, señala por su parte el director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luiz Benítez. Reino Unido es el primer destino para los vinos españoles que ya trabajan, ante la incertidumbre, por la diversificación; entre los mercados en los que esperan seguir creciendo están Canadá, China, Estados Unidos o Japón, con las novedades que plantea el acuerdo firmado entre la UE y el país nipón. Y aunque reconoce que las exportaciones a Reino Unido ya se están resintiendo, admite que es “difícil” evaluar cuál ha sido la causa básica, pues también ha coincidido el incremento del precio por la mala cosecha del pasado año.

Conservas

La Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados (Anfaco) sitúa en las conservas de pescado uno de los subsectores más afectados por la desconexión del Reino Unido, según apunta su secretario general Juan Manuel Viéitez. En concreto, entre el 40 y el 45% de estos productos que llegan a al mercado británico desde fuera, son españoles, por lo que desde el sector se está “expectante” ante lo que pueda ocurrir.

Los vaivenes políticos internos del Reino Unido de los últimos días no revertirán el proceso, pero sí tienen mucho que decir sobre cómo será el futuro de los británicos y de todos aquellos que trabajan para abastecer sus despensas.