Manifestación histórica de la agricultura en Valencia

Fruit Attraction LIVEConnect
Gregal otoño 2021
FEDEMCO 2020 1
Óscar Orzanco. Redacción

Más de 20.000 agricultores, acompañados de 1.000 tractores, recorren el centro de Valencia exigiendo precios dignos para seguir viviendo de su profesión

manifestación histórica

La agricultura valenciana se manifiesta bajo el lema “Basta de engañar a los agricultores y ganaderos”. / Óscar Orzanco

La agricultura valenciana se sumó a la oleada nacional de protestas del campo protagonizando una manifestación histórica el 14 de febrero. Más de 20.000 agricultores, acompañados de unos 1.000 tractores, recorrieron unidos el centro de Valencia haciendo visible una situación insostenible y reclamando precios dignos y justos para seguir viviendo de su profesión. Los productores se sienten defraudados y denuncian la demagogia y el engaño de las políticas vacías que han desembocado en una profunda crisis en el sector.

La respuesta de los productores ante esta situación, que califican de “crítica”, ha sido contundente. La mayor movilización del sector agropecuario de la Comunitat Valenciana durante este siglo. Habría que remontarse a 2005 para encontrar un acto de protesta conjunto con una repercusión social similar. Ese año, bajo el lema ‘Por el futuro de nuestro campo’, y convocada por 36 organizaciones, los productores salieron a la calle pidiendo a la administración autonómica, central y europea soluciones a la crisis de rentabilidad del sector. El campo valenciano se manifestó por las principales calles del centro de Valencia en un intento de denunciar y sensibilizar a la sociedad y a las instituciones sociales y políticas sobre la difícil situación que atravesaba la agricultura, por las ridículas rentas que obtenía el agricultor por sus producciones.

Han pasado 15 años desde esta gran protesta en la Comunitat Valenciana, y la situación, lejos de mejorar, ha empeorado. El campo vive en una especie de ‘tormenta perfecta’ continua en la que casi ningún producto resulta ya rentable. Por ello, la multitudinaria manifestación ha plasmado el grito de auxilio de un sector angustiado y asfixiado por una crisis de rentabilidad que va menguando sus ingresos campaña tras campaña. El clamor del campo se escuchó con claridad por las calles de Valencia. Y los productores advierten que seguirán saliendo a la calle para denunciar su situación si no reciben respuestas y, tanto la Unión Europea como el Gobierno de España y la Generalitat Valenciana, ponen en marcha medidas reales y tangibles para garantizar el futuro de la agricultura.

Esta movilización viene a sumarse a la oleada sin precedentes de protestas y manifestaciones del sector agrario que se están sucediendo en multitud de comunidades autónomas españolas desde que comenzara el año. Una muestra de la situación crítica que atraviesan los agricultores y ganaderos que reclaman a las distintas administraciones medidas a corto, medio y largo plazo que garanticen una rentabilidad digna para los productores. Un movimiento de protestas que también se está produciendo en países como Alemania y Francia.

manifestación histórica

Basta de engañar a los agricultores

La tractorada-manifestación, convocada por las organizaciones profesionales agrarias que forman parte de Asaja en la Comunitat Valenciana —la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), Asaja Alicante-Jóvenes Agricultores y la Federación Provincial de Agricultores y Ganaderos de Castellón (Fepec-Asaja)—, La Unió de Llauradors i Ramaders y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos del País Valencià (UPA-PV), contó con el apoyo de Cooperatives Agro-alimentàries y centenares de ayuntamientos y entidades sociales de la Comunitat Valenciana.

La acción de protesta partió a las 11.00 horas desde la Plaza de San Agustín con el clamor unánime y la pancarta con el lema: “Basta de engañar a los agricultores y ganaderos”. Durante más de cuatro horas los manifestantes gritaron a lo largo del recorrido, que atravesó la calle Xàtiva, la calle Colón, la Porta de la Mar, la avenida de Navarro Reverter y la Plaza América, consignas como: “Queremos futuro”, “SMI, los agricultores también tenemos derecho a un salario mínimo por nuestros productos”; “No a la entrada de productos de terceros países en plena campaña”; “Menos agricultura, Más despoblación; “Precios mínimos en campo ¡YA!”; “La lucha contra el cambio climático comienza en el campo”; “Nosotros damos comida, los políticos nos matan de hambre”; “Mientras los políticos divagan los agricultores se mueren”; “Sin agricultura no hay futuro en los pueblos”; o “Menos demagogia política y más precios dignos”.

Tras recorrer las calles del centro de Valencia, todos los asistentes y un grupo de tractores se congregaron en la Plaza América. Una marea humana unida en una manifestación blanca sin signos políticos. En este punto la periodista agraria Silvia Soria presentó los parlamentos de los diferentes representantes de las OPAS convocantes, que denunciaron los motivos que han degenerado en este escenario y obligado a salir a la calle.

El punto y final a este acto de protesta lo pusieron los representantes del sector al trasladarse a la Plaza del Temple para entregar a la nueva delegada del Gobierno, Gloria Calero, un documento reivindicativo y la petición de una reunión para abordar medidas dirigidas a mejorar la rentabilidad de los productores. Productores que el viernes dejaron bien claro que no se darán por vencidos y demostraron que el campo está unido.

Principales reivindicaciones

Entre las reivindicaciones consensuadas por las organizaciones agrarias convocantes de la gran manifestación del pasado viernes en la capital del Turia, cabe destacar la revisión de la ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, crear un Observatorio de Precios y que se persiga la venta a pérdidas en la Ley de Comercio Minorista. Se pide también un presupuesto suficiente para cubrir las necesidades de las personas aseguradas en el sistema de seguros agrarios y la implantación de un seguro de costes/ingresos.

Por otra parte, los productores reclaman activar, cuando la situación lo requiera, medidas de gestión de crisis como el Fondo de Crisis previsto por la PAC y fondos nacionales.

Además, exigen el desarrollo normativo de todas las posibilidades de excepción en materia de competencia que permite la PAC.

Otros aspectos presentes en la tabla reivindicativa son la puesta en marcha de un plan de reconversión y reestructuración para los sectores agrarios en crisis; y simplificar y armonizar la normativa ganadera. En materia de plagas, las organizaciones agrarias solicitan controlar, mejorar y simplificar la gestión de la sanidad animal y vegetal, principalmente respecto a la tuberculosis, Xylella fastidiosa y amenazas como el HLB.

Además, consideran necesario disponer de materias activas para poder hacer frente a plagas y enfermedades.

En el apartado comercial, reivindican un estudio previo y una evaluación posterior del impacto de los acuerdos con terceros países. Otro punto es la obligatoriedad de informar en las etiquetas de las diferencias normativas de los productos procedentes de países terceros y los de la Unión Europea.

Los agricultores también reclaman una fiscalidad justa y ágil en su gestión por parte de los productores con una actualización del sistema fiscal agrario; revisión del Código Penal para mejorar la lucha contra los robos; una Ley de Emergencia por daños de la fauna sobre la agricultura y la ganadería; un análisis de los recursos hídricos e inversión en obras hidráulicas. Por último, postulan promover la reputación de los agricultores y ganaderos por su contribución ambiental.