Alerta por sequía en la mitad del campo español

AgroFresh FRESCOS

El 50% del campo está en alerta por sequía con riesgo de daños en los rendimientos de secano de más del 60%

La sequía es uno de los efectos del cambio climático que más afecta a la agricultura. / ARCHIVO

Efeagro.

El 50% del campo español se encuentra ya en situación de alerta por sequía y si no llueve de forma significativa en las próximas tres o cuatro semanas, los cultivos de secano podrían ver dañados sus rendimientos entre un 60 y un 80%, ha informado la organización agraria COAG.

Andalucía, el sur de Extremadura, Castilla-La Mancha y varias comarcas de Murcia, Lleida y Girona son las zonas que registran la situación más crítica, ha consignado la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) en un informe elaborado con información oficial y de sus oficinas regionales.

Por cultivos, los cereales, el olivar, el viñedo, los almendros de secano, los pastos para la ganadería extensiva y la apicultura se encuentran entre los sectores más afectados.

Asimismo, COAG ha trasladado que existe “preocupación e incertidumbre” ante el inicio de la campaña de regadío porque “si no hay precipitaciones en el corto-medio plazo se barruntan restricciones ante el bajo nivel de los embalses y pantanos”, al estar las reservas al 44% de su capacidad total a nivel nacional.

Los datos

Según el informe, España sufre una sequía prolongada por la falta continuada de precipitaciones y que ocasiona que los caudales circulantes se reduzcan de forma importante.

Las precipitaciones acumuladas desde el pasado 1 de octubre de 2021 hasta el final de enero de 2022 fueron de 192 litros por metro cuadrado, lo que supone un 35% menos que el promedio normal, un dato que desde el año 2000 sólo fue peor en el periodo 2007-2008, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Mapa de la sequía en el campo español. / COAG

A ello se suma la sequía hidrológica al existir una disminución de los recursos hídricos disponibles, que se centran principalmente en las demarcaciones del Guadiana (está al 30,6%), y del Guadalquivir (28,4% sobre la capacidad máxima).

En ambas cuencas se han puesto en marcha, en cumplimiento de los Planes Especiales de Sequía (PES), restricciones al uso industrial del agua.

Daños por cultivos y regiones

COAG ha desgranado en su informe cuáles serían los cultivos más afectados y en qué regiones sufrirían más daños.

Así, los cereales y cultivos leñosos de secano (olivar, viñedo y frutos secos) se verían especialmente castigados en Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid, bajo Aragón, Región de Murcia, sur de Alicante y comarcas de Urgell en Lleida y Alt Empordà en Girona.

Estos cultivos se han desarrollado tarde y de forma insuficiente (problemas en la nascencia) a causa de la falta de lluvias en todo el otoño y el invierno pasados, lo que genera problemas de floración y maduración, incluso de nascencia irregular en cereales, relata COAG.

“En las principales zonas cerealistas de Castilla León y Aragón, si no llueve en 15-20 días, también se empezarían a hablar de pérdidas”, advierte el informe.

Los pastos de ganadería se verían especialmente comprometidos en Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid y la zona occidental de Asturias, particularmente para la ganadería en régimen extensivo (vacas, ovejas y cabras), ya que la ausencia de lluvia impide el desarrollo de los pastos para su alimentación.

La apicultura, que está íntimamente ligada a las floraciones, tanto de vegetación natural como cultivada, se vería directamente afectada en Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid, Cataluña, Región de Murcia, Comunidad Valenciana y Castilla y León.

Finalmente, y respecto al regadío, COAG ha indicado que si no se registran precipitaciones en el corto-medio plazo se barruntan restricciones ante el bajo nivel de los embalses y pantanos, sobre todo en Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Castilla y León.

Respuesta de las administraciones

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha mostrado este martes su “preocupación” por la falta de lluvias en las últimas semanas en España y ha defendido las medidas impulsadas por el Gobierno para lograr un riego sostenible.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros donde se ha aprobado el PERTE para el sector agroalimentario, Planas ha afirmado que están siguiendo “muy de cerca” la situación de las diferentes cuencas y confederaciones hidrográficas, ya que en algunas la falta de precipitaciones está influyendo “de forma muy significativa”.

El ministro ha asegurado que todas las medidas que están promoviendo para conseguir un regadío sostenible, como las relativas a la eficiencia energética o el uso de aguas reutilizadas y regeneradas, “son necesarias de cara al futuro”.

“Seguiremos la situación muy de cerca para ver qué medidas se pueden adoptar al respecto”, ha añadido.