Inmaculada Sanfeliu: “La suspensión definitiva de los aranceles adicionales y la eliminación de la inspección en origen, claves para la recuperación de EEUU para nuestras clementinas”

Gregal abril 2021
Fedemco 2021 01
Bioibérica AQ-Flow

Inmaculada Sanfeliu, presidenta del CGC, apela a la suspensión definitiva de los aranceles estadounidenses como medida fundamental para la recuperación del mercado de las clementinas

clementina

El Comité de Gestión de Cítricos (CGC) celebra la suspensión temporal de aranceles./ Archivo

Inmaculada Sanfeliu (*)

En la primera llamada telefónica entre ambos líderes, la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, y el presidente de EEUU, Joe Biden, acordaron el pasado viernes suspender los aranceles que se han aplicado mutuamente en un esfuerzo por resolver la disputa transatlántica de larga duración sobre los subsidios a Boeing y Airbus que han mantenido durante 17 años en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El Comité de Gestión de Cítricos (CGC) celebra esta suspensión temporal de aranceles. Se trata de una excelente noticia para el conjunto del sector agroalimentario comunitario y particularmente para las clementinas españolas que se han visto injustamente afectadas por estos gravámenes.
Nos congratulamos por la decisión de EEUU de regresar a un comercio internacional basado en reglas y al multilateralismo que favorece intercambios equilibrados. El progreso hacia una resolución en la disputa es un alivio para la clementina española y acogemos con satisfacción la decisión de suspender las tarifas para permitir que se lleven a cabo las negociaciones, y apoyamos todas las acciones necesarias para crear un campo de juego equitativo y una solución negociada de esta disputa con la que todos perdemos.

Esperamos que la suspensión temporal sea definitiva y exigimos que nuestros cítricos no vuelvan a ser víctimas de decisiones y condicionantes políticos y geopolíticos ajenos a nuestro sector.

Primer paso

Los aranceles suspendidos marcan un primer paso hacia la reparación de una asociación comercial transatlántica que se ha visto tensa durante casi 17 años por las quejas de ambas partes sobre los subsidios a los principales fabricantes de aviones comerciales del mundo y que ha dado lugar a aranceles de represalia sobre miles de millones de dólares en bienes que afectan una variedad de exportaciones de ambos lados del Atlántico.

La controversia se remonta a 2004, cuando las autoridades de la UE dijeron que Boeing había recibido 19 mil millones de dólares en subsidios injustos de los gobiernos federal y estatal. El gobierno de EEUU presentó un reclamo similar ese año sobre los subsidios europeos a Airbus. El año pasado, el conflicto se intensificó cuando la administración Trump impuso aranceles a los productos europeos, incluidas las clementinas españolas, el queso parmesano italiano, el vino francés y los whiskies escoceses e irlandeses. La UE, a su vez, impuso aranceles a un conjunto de productos estadounidenses.

La medida acordada ahora pondría en pausa los aranceles sobre 7,5 mil millones de dólares en bienes importados de la UE, incluidos aviones, clementinas, queso y vino, y aranceles sobre 4 mil millones de dólares en importaciones de aviones estadounidenses, tractores, vodka, ron y tabaco.

Efectos demoledores

Prueba de los demoledores efectos de la medida es que, desde el 18 de octubre de 2019, fecha efectiva de entrada en vigor de los aranceles adicionales del 25% ad valorem de EEUU a los cítricos españoles, únicamente se han exportado 921 toneladas de limones en la campaña 2019/20 y 287t también de limones en la presente campaña 2020/21. Durante estas dos campañas el derecho adicional impuesto ha significado tener que vender nuestras clementinas muy por encima de nuestros competidores en el mercado de clementinas e híbridos de mandarina en EEUU (Marruecos, California, México, Chile y Perú) y nos ha expulsado de dicho mercado.

Con los inspectores que hay que traer de EEUU para la realización del preclearance o inspección en origen para el cumplimiento del Protocolo de Exportación y los aranceles de Trump ha sido imposible vender en el mercado norteamericano durante las dos últimas campañas porque los márgenes se han hecho inasumibles.

Los aranceles suspendidos marcan un primer paso hacia la reparación de una asociación comercial transatlántica que ha sido tensa durante casi 17 años por las quejas de ambas partes sobre los subsidios a los principales fabricantes de aviones comerciales del mundo. / CGC

Desde el CGC solicitamos que la suspensión temporal de cuatro meses se convierta en definitiva por la importancia que tiene la exportación de las clementinas precoces españolas a este mercado en la regulación del normal desarrollo de la campaña completa de exportación de mandarinas de España y para el mercado americano.

Presión a la oferta europea

Cualquier imposición de derechos adicionales a la clementina española nos excluye del mercado americano. Además, ese volumen de clementinas precoces que hasta la campaña 2018/19 se exportaba a EEUU suma presión a la oferta de clementinas precoces españolas en el ya saturado y maduro mercado de la Unión Europa, por otra parte, gravemente amenazado por el alargamiento de la campaña de híbridos de mandarina tardíos de Sudáfrica con volúmenes crecientes y libres de aranceles.

La clementina exportada a EEUU siempre ha actuado como un excelente regulador del inicio de la campaña de clementinas premium en España, con la consecuente incidencia en el normal desarrollo posterior de la misma.

España es el primer productor mundial de clementinas (1,5-1,6 millones de toneladas) y primer exportador mundial de clementinas en fresco (1-1,1 Millones de toneladas, exportadas casi en su totalidad desde la Comunidad Valenciana), el producto más apreciado por el consumidor por su facilidad de pelado, sus características organolépticas y por su adaptación a todos los públicos, a los niños en particular por su facilidad de consumo y de pelado, y por su versatilidad en las ocasiones y formas de consumo. Estas características de nuestro producto han permitido que se desarrollara el mercado de clementina en EEUU.

España ha sido responsable del desarrollo del mercado de clementinas y mandarinas en EEUU. La entrada de Marruecos y el desarrollo de la producción propia ha sido posterior. Este es un mercado de 300.000-400.000t del que España, aun representando en la campaña 2018/2019 una pequeña cuota, es referente histórico y de calidad para el consumidor norteamericano.

En la campaña 2018/19 se exportaron 9.021 toneladas de clementinas españolas a EEUU, 7.068t de limones y 659t de naranjas, en total 16.748 toneladas de cítricos exportadas por un valor de 20 millones de US$, que se han perdido por los derechos adicionales.

Por otro lado, las clementinas españolas tienen que hacer frente a obstáculos adicionales para entrar en este mercado respecto a algunos de sus competidores, ya que pagan un arancel de 1,9 céntimos/Kg de dólar mientras que el producto de Australia, Chile, Israel, Corea del Sur, Marruecos, México y Perú está exento al tener firmado con EEUU un Tratado de Libre Comercio. Además, las empresas españolas deben cumplir las condiciones detalladas de inspección en origen, inspección a la entrada y tratamiento de frío o cold treatment, en lo relativo al control de plagas y cuarentenas establecidas para esta fruta procedente de España.

En manos de Marruecos

La imposición de derechos adicionales a la clementina española ha significado dejar el mercado americano en manos de Marruecos, que ha quedado como único proveedor de clementinas en la campaña de invierno a pesar de tratarse de un país inestable y con graves problemas de mosca (Ceratitis capitata, plaga cuarentenaria en EEUU) en varias campañas.

Por último, EEUU ha desarrollado su propia producción (alrededor de 1-1,1 millón de toneladas) que complementa nuestra oferta en el mercado americano y que se comercializa fundamentalmente en la costa oeste del país, mientras que la clementina española después de su llegada a los puertos del área de Nueva York y Filadelfia, que son los únicos que cuentan con las condiciones necesarias para la recepción de este producto, se distribuye a los mercados de la costa este: Baltimore, Boston, Nueva York, Detroit y Filadelfia principalmente. Los productos americanos, por su parte, son líderes en mercados como el de Los Ángeles y San Francisco, donde se registran la mayor parte de sus entradas. Esta complementariedad se traduce en un importante ahorro en emisiones de CO2.

Finalmente, las importaciones de Chile, Sudáfrica, Perú, Australia, Uruguay, México, Jamaica e Israel, que están aumentando considerablemente, completan las posibilidades de compra del consumidor americano.
La Administración española podía haber hecho más para defender los intereses de los cítricos españoles y que no se hubieran visto afectados por los derechos suplementarios, como hizo Francia con su champagne. No presentar alegaciones a la lista de productos fue un error. Pero eso ya es pasado y lo que necesitamos ahora es el apoyo firme del Ministerio de Agricultura frente al APHIS-USDA para la eliminación de la obligatoriedad de la inspección en origen en nuestro Protocolo de exportación (Workplan) de clementinas a EEUU, tal y como ya se estipula para las naranjas.

(*) Presidenta del CGC