Un gran “atlas genómico” del trigo para mejorar su rendimiento y resistencia

Gregal abril 2021
Fedemco 2021 01
Bioibérica AQ-Flow

Un equipo internacional de expertos ha secuenciado los genomas de 15 variedades de trigo cultivadas en todo el mundo

trigo

La investigación ofrece el “atlas más completo” de las secuencias genómicas de este cereal. / Archivo

Un equipo internacional de expertos ha secuenciado, por primera vez, los genomas de 15 variedades de trigo cultivadas en todo el mundo, un paso que permitirá a científicos y productores identificar rápidamente genes dominantes para mejorar su rendimiento y resistencia a plagas.

La investigación, publicada este miércoles por la revista Nature, ofrece el “atlas más completo” de las secuencias genómicas de este cereal, clave para conocer sus rasgos más importantes.

“Es como encontrar las pieza perdidas de tu puzzle favorito, en el que llevas décadas trabajado”, destaca en un comunicado Curtis Pozniak, director del Centro de Desarrollo de Cultivos de la Universidad canadiense de Saskatchewan (USask).

Pozniak explica que, al tener disponibles “muchos conjuntos genéticos completos”, ahora es posible “resolver el gran enigma que es el extenso pangenoma del trigo”, al tiempo que abren la puerta a una “nueva era de descubrimientos y de prácticas de cultivo”.

Liderado por USask, el Proyecto Genoma 10+ ha implicado a más de 95 científicos de universidades e institutos de Canadá, Suiza, Alemania, Japón, Reino Unido, Arabia Saudí, México, Israel, Australia y Estados Unidos.

“Este recurso nos permite controlar de manera más precisa los cultivos para aumentar la tasa de mejoramiento del trigo y beneficiar a agricultores y consumidores, así como para satisfacer futuras demandas de alimentos”, observa Pozniak.

Este cereal, recuerdan los expertos, es uno de los más cultivados y desempeña un papel importante en el sistema de seguridad alimentaria en todo el mundo, donde aporta en torno al 20% de las necesidades calóricas de la población. Diferentes estudios estiman que, para satisfacer la demanda mundial, la producción total deberá aumentar en hasta en 50% para 2050.

USak ya lideró en 2018 un consorcio internacional de expertos para descodificar el genoma de la variedad de trigo Primavera China, un “hito tecnológico significativo” que les ha permitido trabajar sobre otras 15 variedades.

“Ahora podemos identificar diferencias genéticas entre líneas de trigo que son importantes para mejorar los cultivos. Podemos así comparar y contrastar el complemento completo de las diferencias genéticas para hacer que cada variedad sea única”, prosigue Pozniak.

Además, los expertos celebran que este estudio es solo el comienzo, pues confían en generar en los próximos años “miles de secuencias genómicas de trigo”, en las que se incluyan también el material genético aportado por otras variedades de trigo silvestre.

En este sentido, el Proyecto Genoma 10+ ha sido capaz de detectar las aportaciones únicas de ADN aparecidas en cultivos modernos de trigo procedentes de variedades no domesticas, que son resultado de los cruces efectuados por productores durante siglos.

“Estos parientes del trigo han sido usado por productores para mejorar la resistencia a enfermedades. Uno de ellos aportó un segmento de ADN a una variedad moderna que ofrece protección ante un número de males fúngicos, al tiempo que mejora el rendimiento en hasta un 10 %. Dado que la reproducción es un proceso continuo, podemos seguir cruzando plantas para seleccionar ese valioso rasgo”, concluye Pozniak.