Cosecha escasa y poco volumen en la aceituna de mesa por la sequía

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Se prevé una cosecha total de 436.000 toneladas, lo que representa un descenso del 33,81 % respecto a la producción de 2021

promoción alimentos UE

La cosecha de aceituna de mesa se prevé corta este año en todas las variedades debido a la sequía. / Archivo

Efeagro.

La cosecha de aceituna de mesa se prevé corta este año en todas las variedades debido a la sequía, y buena parte del fruto que logre subsistir al déficit hídrico y los calores no tendrá ni el volumen ni el aspecto que exige el mercado, por lo que podría no haber producción suficiente para atender la demanda.

Así lo apuntan las fuentes de cooperativas y las organizaciones profesionales agrarias consultadas por Efeagro a raíz de la última estimación que ha realizado la interprofesional Interaceituna, que prevé una cosecha total de 436.000 toneladas, lo que representa un descenso del 33,81% respecto a la producción de 2021.

La cifra es también inferior a la media de las últimas cuatro campañas (-22,47%) y los expertos coinciden en que la previsión puede ser aún peor porque han observado que el fruto que está en el árbol tiene poco volumen y está muy arrugado.

La cifra es inferior a la media de las últimas cuatro campañas (-22,47%)

Interaceituna achaca el mal dato al debilitamiento de la arboleda tras el récord de la cosecha anterior y a las secuelas del déficit hídrico acumulado y las olas de calor de los últimos meses.

En su segundo avance de aforo (saldrá otro a finales de septiembre y un cuarto a últimos de octubre), Interaceituna prevé una “crítica situación” de los frutos.

Aunque señala que “un significativo porcentaje (de frutos) siguen aguantando tersos y con potencial verdeable”, percibe que hay “secanos, riegos deficitarios y parcelas cargadas con frutos pequeños y/o agostados difícilmente recuperables”.

Ante esta situación, ha señalado que “la tardanza y cantidad de las primeras precipitaciones, así como la rapidez de su recolección, serán determinantes en el resultado de la cosecha que finalmente se verdee”.

“La tardanza y cantidad de las primeras precipitaciones, así como la rapidez de su recolección, serán determinantes en el resultado de la cosecha que finalmente se verdee”

En el detalle por variedades de aceitunas de mesa, la interprofesional cuantifica en 177.000 toneladas las aceitunas de mesa de la variedad manzanilla que serán “potencialmente verdeables”, un 6,62 % menos que el año pasado pero un 1,95 % por encima de la media, la única en esta situación.

De la gordal espera 26.000 toneladas (-14,58 %), de la hojiblanca 191.000 (-118,72 %), de la cacereña 10.000 (-57,36 %), de la carrasqueña 15.000 (-9,27 %) y del conjunto de otras variedades 16.000 toneladas (-10,44 %).

La carrasqueña se situaría igual que la media de los últimos cuatro años y el resto por debajo de la media, especialmente la cacereña (-73,53 %) y el conjunto de otras variedades (-33,46 %).

El parecer de las organizaciones agrarias

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España, el presidente del sector de la aceituna, Gabriel Cabello, afirma que la situación es “realmente preocupante” y que “los precios se pueden llegar a disparar si hay poca producción y mucha demanda”.

El responsable de aceituna de mesa de Asaja Sevilla, José Pedro Guzmán, califica la situación como “dramática”, al enfatizar que “cada vez hay más aceituna en el árbol que va a ser irrecuperable aunque llueva” y que “podría no haber suficiente producto para abastecer a los mercados”.

El secretario general de COAG en Sevilla, Ramón García, apunta que, dado que muchos frutos no tendrán tamaño de mercado, en el caso de algunas variedades, como la manzanilla, es posible que entre un 10 % y un 15 % de lo que se recoja se destine a elaborar aceite de manzanilla ya que tiene “un precio muy interesante”.

Finalmente, el secretario general de UPA en Andalucía, Cristóbal Cano, recalca que “debido a la vecería (el año pasado hubo una gran cosecha de aceituna de mesa) y a los efectos de la sequía, esta campaña se presenta con una disminución muy importante” y que “si no hay lluvias en septiembre, la pérdida de cosecha aumentará aún más”.