El desarrollo rural son ellas

Gregal abril 2021
Fedemco 2021 01
Bioibérica AQ-Flow

Mireia Mollà habla en esta Tribuna Abierta sobre el papel de la mujer rural y la necesidad de que se vea potenciado tal y como merece

Mireia Mollà (*)

La mujer integra el núcleo del entorno y de la actividad en el medio rural. Sin ellas, que son la columna vertebral del desarrollo y la pervivencia de nuestra tierra, no se mantendría en pie ese medio rural y el potencial que encierra en materia de alimentación, cultura, identidad, patrimonio, economía y de historia. Es incontestable que sin mujeres no hay desarrollo rural, sin embargo, es necesario reivindicar su trabajo y su presencia, que permanece todavía hoy invisibilizada y silenciada.

La encuesta de población activa de la Comunitat Valenciana cuantifica que, del total de trabajadores en el sector agrario en 2020, alrededor de un 87% son hombres y un 13% mujeres. Son cifras muy inferiores a la participación real que ponen de manifiesto el déficit de visibilidad de la actividad de las mujeres en el medio rural, donde tradicionalmente se les ha adjudicado un papel de cuidadoras al tiempo que su trabajo en el sector primario se ha considerado “una ayuda” secundaria, no visible ni contabilizada.

El último Libro Blanco de la Agricultura ya señalaba que, del conjunto de mujeres reconocidas como trabajadoras en las explotaciones agrarias, más de la mitad formaba parte de la cuota de las familiares, madres, cónyuges, hermanas, hijas, sobrinas o cuñadas. Esta posición relegada debe revertirse en favor de un papel protagonista que reconozca el verdadero trabajo desempeñado por las mujeres. Mujeres que han sido víctimas de una triple discriminación: por ser mujer, por vivir en el medio rural (con las dificultades específicas que conlleva) y por desarrollar su trabajo en un sector tremendamente masculinizado.

Desde el convencimiento de que visibilizar y ayudar a la mujer rural representa uno de los retos más importantes en la lucha por la igualdad de oportunidades, y constituye un eje estratégico para el desarrollo rural, sabemos que mejorar su calidad de vida tiene un impacto directo no únicamente en la vertebración social del territorio y de la economía agraria, sino también en garantía de futuro sobre un territorio cada vez más amenazado por el despoblamiento y que lidera desde 2015 el abandono de tierras.

Por todo ello, somos conscientes de que el horizonte de un medio rural en igualdad exige incorporar la voz de la mujer en todos los ámbitos de decisión. Porque, aunque el mundo rural está experimentando evidentes cambios, y una de las razones fundamentales es la mayor implicación de la mujer en la vida económica, social y laboral en este entorno, para conseguir la plena igualdad es imprescindible continuar avanzando para establecer medidas que mejoren la vida de la mujer en el medio rural, que conduzcan a recortar la brecha salarial, el techo de cristal, el suelo pegajoso. En definitiva, la desigualdad de género y la resistencia al cambio. Asimismo, hemos de apoyar todas aquellas actuaciones que favorezcan la participación de las mujeres del mundo rural en espacios públicos y de toma de decisiones en los ámbitos sindical, profesional, cooperativo y político.

Por ello, desde la Conselleria que dirijo, seguiremos impulsando todas aquellas iniciativas que favorezcan un cambio de mentalidad, de costumbres, de cultura en nuestra sociedad en general y en el medio rural en particular, de manera que se haga más visible el papel de la mujer, se aproveche su talento, su capacidad emprendedora y se fomente su participación activa en los órganos de dirección de las empresas del sector agrario.

La agricultura es uno de los motores fundamentales no solo de nuestra economía sino de la alimentación con plenas garantías, como se ha demostrado en la actual crisis sanitaria. Por tanto, una de nuestras prioridades es que las mujeres activas en el mundo agrario puedan continuar dedicándose a su oficio y puedan vivir dignamente para continuar construyendo una sociedad que sea garantía de viabilidad, identidad y progreso, también en el mundo rural.

(*) Consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica

Accede al especial íntegro Con nombre de mujer AQUÍ.