La despensa de Europa

DAYMSA NATURFRUIT
Bioibérica CT
Fedemco 2021 01

El sector hortofrutícola español mantiene una marcada vocación exportadora en constante crecimiento

La exportación de frutas y hortalizas registró en 2020 un incremento de la facturación y un descenso del volumen. / Archivo

Óscar Orzanco. Redacción.

España es una potencia mundial en producción y exportación de frutas y hortalizas. De hecho, y según el informe anual European Statistics Handbook 2021, difundido recientemente por los organizadores de la feria alemana Fruit Logistica, fue de nuevo el primer país productor hortofrutícola de la Unión Europea en 2020 con un volumen total de 23,12 millones de toneladas.

En concreto, España produjo el año pasado 13,20 millones de toneladas de frutas, una cifra inferior a la de 2019 (13,25 millones), 2018 (14,24 millones) y 2017 (13,30 millones). Su producción hortícola se situó en 9,92 millones de toneladas, frente a los 10,11 millones de 2019, los 9,86 millones de 2018 y los 9,75 millones de 2017.

Con estos elevados volúmenes de producción y gran variedad de productos, el sector hortofrutícola español mantiene, sin desatender el mercado nacional, una marcada vocación exportadora con una tendencia creciente durante los últimos años.

El liderazgo comercial español en la exportación hortofrutícola es indiscutible, sobre todo en su principal mercado: la Unión Europea

El liderazgo comercial español en la exportación de frutas y verduras también es indiscutible, sobre todo en su principal mercado: la Unión Europea. La UE acaparó en 2020 el 93,5% del volumen total comercializado por los operadores españoles en el exterior. España se ha convertido, sin lugar a dudas y por méritos propios, en la despensa de Europa.

Un ejercicio complicado

El año pasado arrancó con normalidad pero la eclosión de la pandemia en marzo ha complicado desde entonces el desarrollo de cualquier actividad comercial. Pero incluso los momentos de extrema dificultad ofrecen también algo positivo: en este caso han brindado la oportunidad de calibrar la importancia de sectores económicos en el funcionamiento de una sociedad. Y en estos tiempos críticos que estamos viviendo, el sector agroalimentario ha salido reforzado como actividad esencial.

El sector agroalimentario español no ha parado en ningún momento y ha sido capaz de ofrecer una respuesta rápida y eficaz a una situación complicada. Y no solo en España. Los exportadores de frutas y hortalizas españoles también han atendiendo con diligencia la demanda del resto de países de la Unión Europea.

En un contexto complicado, la exportación de frutas y hortalizas frescas experimentó en 2020 un crecimiento del 7,7% ascendiendo a 14.594 millones de euros

Incluso durante los meses más duros, con un confinamiento total en España de marzo a junio, se mantuvo la actividad productiva y comercial para garantizar el abastecimiento de la población y de los mercados exteriores, adaptándose a la excepcionalidad de la situación que ha supuesto cambios importantes.

En definitiva, el sector agroalimentario español, en su conjunto, ha salido reforzado ante la sociedad y las administraciones manifestándose como una actividad estratégica proveedora de alimentos suficientes en volumen, a precios sostenibles, y con las condiciones de calidad y seguridad alimentaria exigidas.

Pimiento, lechuga y tomate son las hortalizas que más exporta España. / VF

La pandemia de la COVID-19 ha aumentado la exportación y el consumo de frutas y hortalizas, pero también los gastos. Las empresas han implantado numerosas medidas de seguridad en el campo y en las centrales de manipulación, lo que ha supuesto un incremento significativo de los costes de producción y comercialización.

Exportaciones en 2020

En esta situación tan compleja, la exportación española de frutas y hortalizas frescas experimentó en 2020 un crecimiento del 7,7% respecto a 2019 ascendiendo a 14.594 millones de euros. El volumen registró un descenso interanual del 2,8%, situándose en 13 millones de toneladas, según los datos del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales, procesados por Fepex.

La exportación de hortalizas creció en 2020 un 4,6% situándose en 6.022 millones de euros y el volumen fue el mismo que en 2019, con 5,6 millones de toneladas. El pimiento se mantuvo como primera hortaliza exportada por España, con 845.359 toneladas (+2%) y 1.158 millones de euros (+4%), seguido por la lechuga con 766.384 toneladas (+0,7%) y 644 millones de euros (+7%). El tomate, que ha sido históricamente la primera hortaliza exportada por España, ocupó la tercera posición en volumen, con 728.809 toneladas (–5%) y 934 millones de euros (+1%).

La UE acaparó en 2020 el 93,5% del volumen total de frutas y hortalizas comercializado por los operadores españoles en el exterior

La exportación de frutas se situó en 2020 en 8.572 millones de euros, un 10% más que en 2019 y el volumen retrocedió un 5%, totalizando 7,4 millones de toneladas. Fepex señala que creció el valor de los grupos de productos más exportados como cítricos o fruta de hueso, y en el caso de los frutos rojos se observa una estabilización. Las principales especies en fruta de hueso: melocotón y nectarina crecieron un 8% y 13% respectivamente, totalizando 397 millones de euros y 451 millones de euros, y el volumen retrocedió un 19% y 23%, respectivamente, con 325.027 toneladas y 328.252 toneladas. La cereza, registró fuertes caídas, del 30% tanto en volumen como en valor, situándose en 20.193 toneladas y 64 millones de euros. En el grupo de frutos rojos, la exportación de fresa se situó en 586 millones de euros (–1,4%) y 286.852 toneladas (–2,2%), la de arándano totalizó 378 millones de euros (+12%) y 66.103 toneladas (–3%) y la de frambuesa ascendió a 429 millones de euros, la misma cifra que en 2019, y 59.222 toneladas (–14%). Frutas de verano como sandía y melón también crecieron con un 7% y 1%, totalizando 444 millones de euros y 321 millones respectivamente.

La importación española creció en 2020 un 6%, elevándose a 3.118 millones de euros, y un 3,5% en volumen, totalizando 3,4 millones de toneladas

Por comunidades autónomas, Andalucía exportó 4,4 millones de toneladas de frutas y hortalizas frescas en 2020, un 2% menos que en 2019, por un valor de 5.662 millones de euros (+4%), seguida de Comunitat Valenciana, con 3,8 millones de toneladas (–4%) y 3.972 millones de euros (+12%), y Murcia, con 2,6 millones de toneladas (+1%) y 2.843 millones de euros (+11%). En cuarto lugar, figura Cataluña, con 967.727 toneladas (–5%) y 990 millones de euros (+12%), destacando también comunidades, en las que, aunque con volúmenes mucho menores, la hortofruticultura tiene una importante presencia, como es el caso Aragón, con 175.130 toneladas (–18%) y 209 millones de euros (+2%); Castilla-La Mancha con 181.587 toneladas (–10%) y 176 millones de euros (+9%) y Extremadura, con 131.029 toneladas (–17%) y 169 millones de euros (–10%).

En el acumulado de los dos primeros meses del ejercicio 2021, las ventas al exterior de frutas y hortalizas frescas se situaron en 2,5 millones de toneladas, un 4% menos que en los dos primeros meses de 2020, y el valor ascendió a 2.9512 millones de euros (+0,5%).

Mercados de exportación

Por destinos de comercialización, la Unión Europea fue la receptora del 93,5% del total vendido al exterior en 2020, mostrando la dependencia del mercado comunitario, mientras que las exportaciones fuera de Europa siguen reflejando porcentajes muy bajos, con solo el 3,7% de lo enviado al exterior.

Los datos de 2020 reflejan, para Fepex, la fuerte dependencia que el sector de las frutas y hortalizas tiene de las exportaciones para mantener su sostenibilidad económica y social y en especial del mercado comunitario. Muestran también el retroceso de productos clave como el tomate, debido en gran medida al crecimiento de la importación comunitaria procedente de países terceros, en productos y periodos plenamente coincidentes con la producción española.

El valor de la exportación española de frutas y hortalizas frescas fuera de las fronteras de Europa cayó un 13,5% en el ejercicio 2020 con relación al año anterior, situándose en 519 millones de euros.

La importación española creció en 2020 un 6%, elevándose a 3.118 millones de euros, y un 3,5% en volumen, totalizando 3,4 millones de toneladas

Mientras, según los datos del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales, las ventas a la UE y a países europeos no comunitarios subieron, un 8% en el primer caso y un 22% en el segundo, totalizando 13.502 millones de euros y 1.092 respectivamente.

Las ventas de frutas y hortalizas fuera de Europa representaron en 2020 un 4% del total exportado por España que se situó en 14.594 millones de euros, mostrando descensos en los principales destinatarios extra europeos, como Canadá, con 79 millones de euros y un 19% menos que en 2019, o Brasil, con 56,4 millones de euros, con un 43% menos. Uno de los descensos más notables ha sido el registrado en China, donde el año pasado se exportaron frutas y hortalizas por valor de 11,2 millones de euros, frente a los 46,3 millones del ejercicio 2019, un 76% menos. La exportación a países europeos no comunitarios creció un 22%, totalizando 1.092 millones de euros, siendo Suiza con 322 millones de euros y un 25% más, y Noruega, con 140 millones de euros y un incremento del 19%, los primeros destinos. En cuanto a la UE, Alemania y Francia salen reforzados como los primeros destinos de la exportación española, con 4.073 millones de euros en el caso de Alemania, un 14% más que en 2019, y 2.550 millones de euros en el caso de Francia, con un aumento del 9%.

En tiempos de pandemia, el sector agroalimentario español ha salido reforzado manifestándose como una actividad esencial y estratégica para la sociedad

Para Fepex, el reducido volumen y valor de la exportación hortofrutícola española fuera del mercado comunitario y europeo se ha visto agudizado en 2020 por la COVID-19, ya que el transporte a países lejanos se ha complicado mucho por las restricciones y por el descenso del número de viajes, tanto en barco como en avión, lo que ha hecho que los días de trayecto de la mercancía aumenten y no sea viable la exportación.

La importación hortofrutícola sigue creciendo

La importación española de frutas y hortalizas creció en 2020 un 6% en valor respecto a 2019, elevándose a 3.118 millones de euros, y un 3,5% en volumen, totalizando 3,4 millones de toneladas. Según los datos del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria, procesados por Fepex, estas cifras consolidan la evolución positiva de los últimos años, incluidos los precios medios que aumentaron para el caso de las frutas un 6,6%.

La importación de hortalizas se situó en el ejercicio 2020 en 1,5 millones de toneladas, un 3,2% más que en 2019, por un valor de 931 millones de euros (–3,6%), destacando los crecimientos en volumen de la patata, con 914.443 toneladas (+9%), por un valor de 275 millones de euros (–7,6%); y la judía verde, con 131.402 toneladas (+9%) y 142 millones de euros (–8%).
Las compras al exterior de frutas crecieron tanto en volumen, con un 4% más y 1,8 millones de toneladas, como en valor, con 2.222 millones de euros (+11%).

En este apartado destaca especialmente la importación de aguacate, con un 28% más y 173.824 toneladas, por un valor de 341 millones de euros (+12%); así como la naranja, con 191.327 toneladas (+29%) y 162 millones de euros (+59%) y la sandía, con 110.004 toneladas (+35%) y 62,5 millones de euros (+48%). La importación de frutos rojos, aunque con volúmenes menores, también aumentó en 2020, como el caso de la frambuesa, con 34.376 toneladas (+11.5%), y el arándano con 32.518 toneladas (+54%).

El precio medio de las frutas importadas por España creció un 6,6% respecto al año anterior, pasando de 1,1 euros/kilo a 1,2 euros/kilo, según datos del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales.
En el acumulado de los dos primeros meses de 2021, la importación hortofrutícola española se situó en 561.700 toneladas, un 0,6% más que en el mismo periodo de 2020, por un valor de 514,5 millones de euros, y un incremento del 0,4%

Para Fepex, los datos reflejan la evolución positiva continuada de la importación española en los últimos años, incentivada por el marco regulatorio, tanto en el ámbito productivo como en el comercial.

El valor de la producción hortofrutícola

El valor de la producción de frutas y hortalizas en España alcanzó 18.094 millones de euros en 2020, lo que supone el 59% de la Producción Vegetal Final que ascendió a 30.921 millones de euros, según el Informe de Macromagnitudes Agrarias del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación correspondiente al mes de enero.

En cuanto a la Producción Final Agraria, en la que se incluye la ganadería, en el ejercicio 2020 totalizó 52.219 millones de euros, suponiendo las frutas y hortalizas el 59% del total.

De los 18.094 millones de euros que supone la producción de frutas y hortalizas, un total de 7.342 millones de euros correspondieron a hortalizas y 7.435 millones de euros a frutas. El valor de la producción de patata, incluida las semillas se situó en 538 millones de euros y el valor de la producción de flores y plantas se elevó a 2.780 millones de euros.

El valor de la producción de frutas y hortalizas se ha incrementado. En los últimos cinco años ha pasado de los 16.207 millones de euros en 2016 a 16.884 millones de euros en 2017, a 17.041 millones de euros en 2018, a 17.572 millones de euros en 2019 y 18.094 millones de euros en 2020.

La presencia respecto a la Producción Vegetal Final también se ha incrementado, pasando del 55% en 2016 al 59% que ha alcanzado en 2020, según datos de la Subdirección General de Estadística del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, procesados por Fepex.

Acceso a la noticia AQUÍ.
Acceso directo al número íntegro de Valencia Fruits AQUÍ.

thumbnail of PS02_2936