Carles Peris: “La UE debe imponer el tratamiento en frio a mandarinas y pomelos”

Patatas Meléndez energía
Hispatec otoño 2022
Laiguant Lainco
Bioibérica CT

Entrevista al secretario general de la Unio de Llauradors, Carles Peris, que advierte de la caída de la producción citrícola por cuarta temporada consecutiva

Para Carles Peris, con un nivel normal de demanda, la poca fruta disponible para abastecer el mercado debería ser sinónimo de buenos precios en origen. / GG

Gonzalo Gayo. Redacción. 

Después de una campaña 2021-2022 de “luces y sombras”, Carles Peris, el secretario general de La Unió Llauradora explica que, vistos los aforos de esta nueva campaña y las anteriores, “esta será la cuarta consecutiva con una cosecha por debajo de la media”. Esta realidad la achaca Peris a que el productor está descapitalizado y no realiza todas las labores oportunas en el campo, al cambio climático, a la superficie abandonada y a la falta de reconversión.

Valencia Fruits. ¿Qué balance hace del 2021 y perspectiva para la citricultura en 2022?

Carles Peris. El balance es de luces y sombras. La luz viene en forma de mandarina y la sombra en la de naranja. Teníamos una campaña con un aforo inferior a la media y las naranjas fueron las grandes perjudicadas desde principio a fin con precios desastrosos, el mercado de pequeños cítricos que engloba clementinas y mandarinas se comportó de forma diferente con precios estables hasta finales de enero, donde ya no ocurrió lo mismo y bajaron las cotizaciones incluso de las variedades premium. Al final el resumen es que 2021 fue un año con ingresos reducidos para la gran mayoría de los productores.

En la pasada campaña ya se intuía un aumento del coste de producción, que constata la caída del consumo, la inacción de la interprofesional Intercitrus y la presión de importaciones de cítricos de países terceros producidos con estándares inferiores a los nuestros y, sobre todo, el continuo y elevado número de interceptaciones de cítricos con plagas o enfermedades.

Para esta campaña existe la perspectiva clara de que ya no somos capaces de tener producciones altas y es la cuarta campaña consecutiva con un aforo por debajo de la media, que nosotros achacamos a diferentes motivos como por ejemplo que el productor está descapitalizado como consecuencia de malas campañas anteriores y no realiza todas las labores agronómicas precisas, el evidente cambio climático que nos afecta, la superficie abandonada y con poca reconversión con árboles muy viejos que dan poco rendimiento. Este escenario nos debería llevar a precios en origen buenos al tener poca fruta disponible para abastecer el mercado y que si la demanda es normal se suministre de forma ordenada y a que tengamos en momentos determinados más demanda que oferta disponible.

Este año también estará marcado el resultado final por el aumento desmesurado del coste de producción de los fertilizantes, del riego, también por los destríos de fruta no comercial por la incidencia creciente de plagas cada vez más difíciles de combatir como el Cotonet, araña roja, asiática o mosca mediterráneo etc. En definitiva, en esta campaña seguimos con cosas importantes que resolver y trabajar como la continuidad de las campañas de promoción conseguidas, incluir el tratamiento en frío para mandarina y pomelo o estandarizar y unificar reglamentos para todos los países, más inversión en I+D+I para combatir plagas mediante lucha biológica o reducción de la ventana de importaciones del hemisferio sur, así como la reciprocidad de los formatos de producción a través de cláusulas espejo.

VF. ¿Qué impacto tiene el incremento de coste en la renta de los agricultores?

CP. Un impacto negativo muy acusado y que está llevando la rentabilidad de los citricultores a mínimos, que está generando mucha incertidumbre sobre si se podrá seguir cultivando o haciendo frente al pago energético, y unos precios disparados del gasoil y de los fertilizantes.

VF. ¿Cuáles son las peticiones que realizan a las administraciones para poder hacer frente a esta crisis?

CP. Nuestras peticiones pasan porque se implante la posibilidad de contratar la doble tarifa en el riego, que se facilite la importación de materias primas para elaborar fertilizantes, acuerdos internacionales más ordenados y con reciprocidad, ayudas a la digitalización y mecanización del sector y sobre todo continuidad de las campañas de promoción que hemos conseguido por parte de Generalitat Valenciana, como la de la Conselleria de Economía y Agricultura a través de internacionalización que es modesta pero ayuda, y otra más potente realizada por la Generalitat Valenciana. No podemos decir lo mismo por parte del Ministerio de Agricultura que sigue sin avanzar en campañas de promoción de los cítricos.

VF. ¿Está cumpliendo Bruselas con la aplicación del tratamiento en frío?

CP. Parece que el nuevo reglamento del tratamiento en frío a Sudáfrica no le interese interpretarlo bien y por lo tanto estaremos vigilantes para que se cumpla y también se incluya en el tratamiento en frío obligado para las mandarinas y pomelos.

En este sentido, La Unió remitió en agosto una carta a la DG SANTE solicitando información de las importaciones desde Sudáfrica a partir del 14 de julio, que es cuando entró en vigor el tratamiento en frío en naranjas. La respuesta fue que la Comisión Europea le trasladó a ese país que la norma no tiene interpretación alguna y se debe cumplir lo establecido en el nuevo reglamento y que simplemente hubo algún ajuste excepcional respecto a la fruta que estaba en aquel momento pendiente de desembarco en los puertos de la Unión Europea.

Ante la pregunta de La Unió sobre la denuncia de Sudáfrica a la OMC ante esta obligación de garantizar la sanidad vegetal mediante el tratamiento en frío, la Comisión Europea ha trasladado a esta organización que está perfectamente preparada para defender la posición europea en este posible litigio.

VF. ¿Por qué en la cadena alimentaria se siguen llenando los bolsillos los de siempre a costa del empobrecimiento de los agricultores?

CP. Se trata de una Ley, tal y como ya dijimos desde La Unió incluso en comparecencia en la comisión adhoc del Congreso de los Diputados en enero de 2021, que es positiva pero que contiene carencias o deficiencias que no se han tenido el valor de abordarlas política y legislativamente.

En primer lugar, fijar como referencia el coste efectivo de producción de cada productor es una entrada a la presión y poder de negociación de los intermediarios que pueden incluso forzar a que el agricultor firme un precio de venta por debajo del coste efectivo de producción para poder vender y así quedar reflejado como que vende por encima de ese coste. Por tanto, desde La Unió proponemos: Que se defina en la Ley la posición de dominio de los mercados, de manera que puedan ser perseguidas y sancionadas aquellas prácticas desleales que se realizan desde el abuso de dicha posición. Ademas, la prohibición en toda la cadena, incluso de la distribución al consumidor, de la venta a pérdidas para evitar que las tensiones de precios en las últimas fases de la cadena trasladen presiones a la baja en las primeras entregas por parte del sector productor. También, que la regulación del poder de compra y del poder de negociación, es decir, el poder de mercado sin posición de dominio, para reequilibrar un correcto funcionamiento de la cadena agroalimentaria, reduciendo la asimetría de poder de la gran distribución.

VF. ¿Qué impacto tiene la guerra y la geopolítica en los mercados?

CP. El impacto del conflicto bélico en Ucrania sobre el sector citrícola es similar al del resto del sector agrario y actividades económicas. El incremento de los costes de producción, sobre todo la energía, es espectacular llegando a cuadruplicar, en el caso de las tarifas de riego, la factura eléctrica. En situación similar nos encontramos con el gasóleo agrícola con un incremento alarmante de su precio en los costes de las gasolineras.

También, otros inputs como los fertilizantes han sufrido un aumento de su coste que las personas agricultoras no tenemos capacidad de repercutir y hemos de absorber a costa de nuestros pingües beneficios. En este sentido, ya hemos solicitado a la Comisión Europea a través del Ministerio de Agricultura que reduzca considerablemente los aranceles a las importaciones de fertilizantes o las materias primas para su elaboración y así contribuir a reducir su precio.

En el apartado comercial, aparte del efecto psicológico, tenemos un mercado menos como el ruso, que, si bien en cítricos no era un mercado relevante, sí que marca una posición de un mercado potencial que hemos perdido desde 2014 con el conflicto, en aquel momento, en Crimea y que supuso el veto ruso a la entrada de frutas y hortalizas de la Unión Europea.

VF. ¿Qué pide a las administraciones a escasos meses de la entrada de la PAC?

CP. Simplemente con que se diese prioridad en el acceso a las ayudas a las personas citricultoras profesionales y esta nueva PAC no conllevase un aumento de la burocracia y mayores exigencias de las que ya tenemos, me daría por satisfecho. Pero, ya sabemos que esto no será así, por ejemplo, todo aquel citricultor que quiera cobrar la ayuda por eco régimen por tener cubierta vegetal o triturar los restos de poda, deberá llevar al día un cuaderno de explotación digital, lo que conllevará dificultades de adaptación de muchos beneficiarios. En este punto, La Unió ya dispone de un sistema para ayudar a las personas citricultoras en este periodo adaptativo.

VF. ¿Qué recomendaciones realizan desde la Unió a la nueva consejera?

CP. Le recomendamos que sepa escuchar al sector, que somos esenciales y tenemos u sello e identidad valenciana propio que es capaz de generar empleo y un alto valor exportador. Esperemos que dé mucho más peso a las políticas agraristas dentro de su Conselleria. Nuestra forma de trabajo en La Unió es hacer propuestas de trabajo para que sean asumidas por la Conselleria e intentar tener un modelo de trabajo que aporte soluciones reales al sector. Queremos facilitar la acción de gobierno con diálogo, pero siempre con la clara vocación de defender y visualizar al sector, por eso insistimos tanto en el papel protagonista que se merece. Entendemos que el papel de la transición ecológica y medio ambiente son imprescindibles y más necesarios que nunca, pero es algo transversal que afecta a toda la sociedad y a todos los hábitos económicos y de actividad, y que requiere mucha inversión y presupuesto para hacer políticas propias y transversales. Apostamos porque la parte agraria tuviera una Conselleria propia, porque  en estos momentos junto a transición ecológica y medio ambiente se nos relega a un segundo plano nada agradable y con un déficit claro de inversión y de visibilización.

Acceso a la entrevista a Carles Peris aquí

Acceso al suplemento de cítricos de Valencia Fruits aquí. 

Acceso al último ejemplar de Valencia Fruits aquí.